MI PRIMERA VEZ

Sin muchas expectativas esperaba la reunión virtual de academia de profesores del sexto semestre de la licenciatura en pedagogía en la Universidad.

Las reuniones presenciales me han dejado sinsabores en los años más recientes; esos antecedentes no alentaban mi optimismo.

Soy convencido del trabajo colegiado, aunque los logros recientes no dejen constancia.

Atento a las indicaciones de la Universidad me preparé para participar: leí los comunicados institucionales, preparé mis apuntes, pensé algunas ideas para enriquecer mi participación y el desarrollo del curso a mi cargo. Puntual, esperé el inicio.

El resultado fue grato. Para tratarse de un ejercicio inédito podría decir que sobresaliente. Las autoridades fueron receptivas, atentas, sensibles, escucharon, respondieron y moderaron la sesión de forma ágil.

Fue un buen comienzo de esta faceta. No es suficiente, por supuesto, pero mejor empezar así, que con desaliento. Sigue la toma de acuerdos a partir de reuniones más pequeñas, el cumplimiento de los mismos y su seguimiento.

Me quedan algunas dudas, pero renuevo mi compromiso y confío en que concretemos este esfuerzo inusitado por la educación de los estudiantes y por nuestra propia responsabilidad ética y laboral.

Deja tu comentario