PASEO EN WALMART

Tuve que pasar esta tarde por Walmart para el abastecimiento de algunos víveres. Pasaban las 7 de la tarde. Renuncié a salir el fin de semana para evitar más gente. Imaginé que hoy estaría solo y sería rápido. Acerté en lo segundo; en lo primero erré. El estacionamiento estaba lleno, como un sábado por la tarde o mediodía dominical. Ya estaba ahí, y no tuve opción. Puse mi cubrebocas y repasé mentalmente la lista. Bajé del auto con mi bolsa reusable y tracé la ruta hacia los pasillos. Fui ágil, pero me sorprendió el paseo en los interiores, especialmente una familia joven con su bebé de meses, todos como en el parque. Y como ellos, otros varios paseantes, despreocupados; algunos me miraban extrañados por el artefacto en la cara.

Salí pronto porque no había muchas personas en las cajas para pagar. Ignoro si es así todos los días; mañana no averiguaré. Solo confío en que esta naturalidad y sanidad de que hoy gozamos en Colima no se nos acabe mientras dure la pandemia en el país, con todo y la todavía abundante irresponsabilidad que pulula en las calles.

Deja tu comentario