Novedades

¿Estudiante o sujeto de crédito?

El Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior es una eufemística manera de llamar a un programa que no es nacional ni pretende financiar a toda la educación superior: está focalizado a un sector financiero y al ámbito de la enseñanza superior privada. Es, además, irónico que se llame programa nacional de financiamiento a una bolsa de recursos que excluye a las universidades públicas, sometidas año tras año a tirones que la obligan a ajustes y dinámicas alejadas de sus funciones.

Su despliegue, después de un pilotaje reconocido por el propio presidente, es un paso más en la historia -no breve ni reciente- de la privatización y mercantilización de la educación superior mexicana. Dicha historia no nació con el Partido Acción Nacional, pero sus dos sexenios en el gobierno federal profundizaron las medidas que directa o indirectamente favorecen a la instrucción privada y descalifican a la pública.

Diversas objeciones al nuevo programa ya están expuestas por periodistas y expertos en la materia. Recojo aquí una parte para ilustrar el enorme impacto financiero y simbólico del anuncio hecho en el corazón de la educación elitista del país.

Leer más…

El porvenir de la universidad

El futuro inmediato de la universidad pública mexicana tiene los mismos rasgos de los recientes años electorales en que se eligió al presidente de la república: un contexto crítico en el país (violencia, inseguridad, pobreza) y con restricciones financieras para el desarrollo social, producto del modelo neoliberal adoptado a principios de la década de los ochenta. Un tercer rasgo completa el cuadro: alta expectativa sobre las responsabilidades de las universidades. En suma: menos recursos, sociedad convulsa y más exigencias.

¿Cuál puede ser el resultado de tal combinación? Más allá de la buena voluntad u optimismo, no vislumbro un camino que conduzca a conclusiones prometedoras. Explicarlo trasciende este espacio y lo dejaré para posterior ocasión.

En la literatura sobre la educación superior mexicana hay consensos en torno a los retos para construir un sistema educativo eficiente, socialmente pertinente y relevante en sus aportes científico, humanístico y cultural. Tres son, por lo menos, bastante visibles:

Leer más…

Lecciones de dignidad

Terminaba de leer las últimas páginas de la más reciente andanza del capitán Alatriste, personaje del escritor español Arturo Pérez-Reverte (autor de “La reina del sur”), cuando me enteré del ataque contra Michel Ventura, Mitch, británico de nacimiento, mexicano por decisión propia.

Imposible no ser conmovido por su historia final. Imposible no dolerse por la muerte ajena cuando se trata de un hombre así, a quien lo definen sus hechos postreros.

No tuve la suerte de conocerle, mirar sus ojos o estrechar sus manos; de cruzar palabras con él, pero para admirarle, no me hizo falta. Lamento su muerte y me duele por él, por su esposa y por sus hijos.

Dentro de la terrible tragedia del sábado por la noche, hay lecciones imborrables de las que pocos hombres y mujeres pueden ser ejemplo tan contundente.  Y por eso, sólo por eso merecen ser recordados por familiares y la sociedad. Gestos valientes como el suyo confirman que, por fortuna, hay quienes siguen creyendo y practicando valores a veces perdidos, a veces despreciados, como la palabra de honor o la generosidad.

La partida de Mitch suscita interpretaciones diversas; algunas escuché: que una camioneta no vale una vida, que debió mantenerse al margen… pero estoy cierto que para un bravo como él, que pudo elegir entre meterse en su vehículo o enfrentarse, no era disyuntiva. Lo mismo habrá hecho muchas veces antes como bombero, arriesgando su vida por otras desconocidas.

Hombres dispuestos a dignificar el pedazo de tierra que pisan saben que cada día es una oportunidad para actuar o no. En su genética y en su biografía estaba hacer lo que hizo. En la nuestra, por lo menos, agradecerle y, en la medida de cada uno, enaltecerle.

Escucha la opinión

 

De política y lectura

Las pifias de encumbrados políticos mexicanos, a propósito de autores y libros, colocaron a la lectura en un sitio inusual en los medios. De manera involuntaria la actividad lectora ocupó alguna relevancia. Pero  las aguas retornarán y leer o no leer seguirá apareciendo como anécdota, en encuestas especializadas, como expresión de males educativos y para mofarse del perfil cultural del mexicano.

En ciertos ámbitos se seguirá discutiendo el tema, se escribirán libros y generarán polémicas acerca de las disposiciones tomadas por la Secretaría de Educación Pública en la materia. Pero no encuentro señales que indiquen un cambio de fondo.

No estoy seguro, por ejemplo, que la decisión de medir el progreso escolar de un niño se deba realizar con base en el número de palabras que pueden recitar en uno o tres minutos. Tampoco creo que el uso del tema en las campañas políticas conduzca a una etapa superior.

Tengo por hipótesis que hoy los jóvenes leen (y escriben) más que antes, si sumáramos correos electrónicos, mensajes cortos por teléfono o en redes sociales. Creo, en síntesis, que leen más, aunque a algunos no les guste el contenido.

Allí está, me parece, una de las claves: comprender la realidad de los niños y jóvenes en un contexto distinto al que fuimos educados en el siglo pasado. Precisar el problema de la lectura e imaginar opciones distintas, incluso las no imaginadas hoy, nos acercaría a una auténtica transformación. Es decir, necesitamos aprender a leer de otra forma la realidad actual o sólo encontraremos soluciones estériles.

Escucha la opinión

¿Feliz navidad?

Uno de los dos cilindros de gas se agotó la semana anterior. En mi agenda de tareas domésticas anoté el pendiente. La vorágine de los días previos me hizo olvidar el asunto. Hoy, en el inicio de los vacaciones, la música que acompaña al camión repartidor inundó las calles aledañas y lo recordé. Salí a la esquina para esperarlo, dispuesto a tachar de una buena vez el pendiente y continuar las actividades. Uno, le dije, y solícito acercó su camión. Luego de las maniobras mecánicas que hace magistralmente para bajar y subir el tanque, fruto de miles de veces repetida, el nuevo cilindro estaba en su lugar y el viejo en la calle, a punto de instalarse en  el camión. Con el intercambio que sostuvimos mientras buscaba las monedas que debía regresarme, dos palabras, feliz navidad, me golpearon en la cabeza. ¿Feliz navidad?

No sé qué resorte misterioso impulsó una pregunta que no pude controlar y que era inimaginable cinco minutos antes: ¿cuántos cilindros vendes al día? Depende, me respondió, si me va bien todos, 35, si no, 20 o 25. Vino enseguida, ya sin cuestión de por medio, una prolija y, en principio, desconcertante explicación de la situación laboral en su gremio. Me contó, en resumen, la indigna forma de explotación que sufren, agravada por pésimo pago y arbitrariedades inadmisibles. No usó dichas palabras, pero no hacía falta. En pocas palabras despertó mi solidaria indignación: trabajan a destajo; cinco pesos por cilindro, calculé mentalmente, si le va bien, equivale a 175 pesos. Eso gana el repartidor por una jornada laboral que puede durar todas las horas de sol a sol. Con prestaciones que se les regatean al capricho de los patrones que, dijo con molestia e ironía, siguen ganando lo mismo aunque no vendamos.

¿Feliz navidad? ¿Feliz navidad para quiénes?