Novedades

El vacilón de la pandemia en Colima

Intento guardar la compostura pero me cuesta no desquiciarme. Un día leo que Colima está en rojo en el semáforo epidemiológico nacional; las noticias me alarman, porque las muertes se suman inclementes, como los infectados. Pocas horas antes, o después, se reabre el parque de La Campana para corredores y paseantes. Cuando la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado advierte que la mortandad nos amenaza porque seguimos de irresponsables, la presidencia municipal de la capital informa que ya se abrirán teatros, cines y demás.

En Manzanillo, foco de la pandemia, siguen sumándose muertos e infectados, pero ya decidieron que en 48 horas abrirán comercios y servicios turísticos.

¿Entonces? ¿Cuál es el mensaje que debemos atender? ¿El semáforo nacional que nos coloca en situación de máximo peligro, el estatal que nos pide confinamiento y precauciones extremas o el programa municipal del alcalde en campaña?

¿Es mucho pedirle un poco de cordura a los protagonistas de la vida política que toman decisiones sobre la ciudadanía colimense? Parece que sí, que vamos a seguirle con este vacilón.

Placeres insospechados

Dos años colaboré con una opinión quincenal para la antigua Radio Levy, la RL con la que amanecía en mi infancia pueblerina. La experiencia fue siempre grata. Me gustaba acudir a la estación a grabar en sus cabinas; luego, la tecnología facilitó y enviaba el audio desde mi teléfono. 50 pequeños textos se hospedan en mi página web, testigos de aquel periodo.

Varios años después, es decir, hace algunos meses, Fernando Castillo, de Zer Informativo Colima, me invitó a incorporarme a su grupo de opinadores. Acepté de inmediato, por una sempiterna facilidad de decir que sí a casi todas las invitaciones. Desde las primeras horas empezaron a bullir algunas ideas de lo que podría y quería intentar.

Ayer escribí la opinión número siete y conforme pasan las semanas se me va volviendo una actividad más grata y desafiante. Encontré una veta insospechada, un placer que me hacía falta: buscar las palabras que suenen mejor a los oídos que a los ojos. Es como armar el rompecabezas de una obra de arte, que a cada pieza va descubriendo y desafiando.

¡Cuando dije , nunca supe que disfrutaría y aprendería tanto!

El periodo intersemestral

Como casi todo en tiempos de pandemia, el periodo entre ciclos escolares será diferente. Habrá que descansar, por supuesto. Entre las maestras y profesores habrá que olvidarse por unas semanas de los programas, materias, libros, tareas o asesorías; pero también, mucho más, de las exigencias burocráticas a veces incomprensibles, de las prisas, del valor desmesurado que siempre se le concede a las formas y tiempos, de los consejos técnicos y reuniones, del whatsapp laboral. Todo eso es bienvenido.

Es momento de parar la máquina, pero no de descuidarse, no en la salud física ni emocional, pues la docencia es una profesión de alta exigencia. Quien lo dude, cuando sea posible, métase a un salón de clases durante cuatro o cinco horas para lograr que uno o varios grupos repletos de niños o jóvenes trabajen con la disciplina requerida. Durante el periodo de “Aprender en casa”, muchas mamás y papás se dieron cuenta.

Descansar es la primera actividad, la más próxima, pero luego la vuelta al trabajo colegiado y preparatorio será distinta. La primera gran exigencia, para que ese trabajo tenga sentido, no es empezar a llenar formatos o cumplir prescripciones; si empezamos así, parto complicado nos aguarda.

La exigencia principal es la evaluación de las actividades que realizamos para la continuación de los ciclos escolares: ¿qué sucedió?, ¿qué aprendimos?, ¿qué aprendieron los estudiantes en casa?, ¿qué funcionó en las estrategias?, ¿qué debemos afinar, modificar, eliminar?

Las decisiones oficiales se moverán todavía, pero es difícil suponer que el siguiente ciclo escolar será como todos, que llegaremos al primer día como si todo hubiera sido una pesadilla larga. Casi nada induce a esa ilusión: el retorno será gradual, con periodos de estudio en casa.

El periodo intersemestral entraña obligación y posibilidad. La primera exige evaluaciones serias, sin autocomplacencias; la segunda desafía nuestra capacidad de proyecto, nuestra imaginación, la de las autoridades (federales y estatales), sobre todo, en el ámbito donde ocurren los cambios: en las escuelas. Ahí serán los colectivos de maestras y profesores donde daremos un paso adelante o estancaremos nuestra profesión y las posibilidades de los estudiantes.

Sábado sin página del Diario

En una pausa entre capítulos de un nuevo libro empecé a escribir la página del Diario. Era una forma de despejarme de las tribulaciones de juzgar ideas ajenas y refrescar la pantalla mental. Tenía clara la intención pero no el inicio ni el final, así que la expectativa no era alta. Comencé. Salieron solas las palabras, algunas tropezaron, otras brincaron por encima y saltaron a la mesa desordenada, algunas se ahogaron en mi tacita de café. Una llegó hasta la puerta del estudio y saltó al jardín. La vi perderse en el verde. Con las que reuní llegué al final. Unas 200 palabras. Suficientes, pensé. Leí para corregir. El tono me gustó, y empecé a mover las palabras, a darles otro orden, a elegir aquellas que podrían funcionar mejor escuchadas que leídas. El resultado me satisfizo. Me quedé sin la página del sábado, pero gané la séptima cápsula de mis participaciones en radio. El martes la conocerán, si no se fugan otras palabras.

¿Una clase o cinco clases?

Ayer tuve oportunidad de presentar una conferencia ante poco más de 300 profesores de la Universidad Autónoma de Coahuila, a través de la plataforma Teams y más de 280 personas en Facebook. Apuntar el dato no es presunción, sino los lectores a los que pretendería llegar con estos párrafos.

Luego de la conferencia fui a la página de Facebook para conocer la valoración de los participantes. Había más de 500 comentarios, para la primera conferencia del día [una profesora argentina] y para la segunda, que titulé “Enseñar en la Universidad en tiempos de pandemia”.

Leí con mucho interés y donde correspondía, agradecí, saludé o dejé algunos comentarios.

Leyendo a varios profesores me percaté que pude propiciar una confusión y heme aquí, dispuesto a zanjarla.

En alguna parte de la charla comenté que hay posturas que señalan la necesidad de abandonar las clases largas y cambiarlas por otras más cortas, que es preferible cinco clases de 10 minutos a una clase de 50 minutos; aquí, el término “clases” no lo referí a la unidad temporal de organización del trabajo escolar, el horario o dosificación curricular [decimos: tengo cinco o seis horas de clase por semana en mi materia], sino a la parte de la misma en la que los profesores hablamos, hablamos y hablamos.

En otras palabras: cuando digo, cambiemos una clase de 50 minutos por otras más cortas, no me refiero a la organización escolar, sino a la organización didáctica, de tal suerte que el profesor hable menos y los alumnos hablen más o, depende de materias y carreras, que los profesores hablen menos y los alumnos hagan más y participen mejor.

El principio de todo esto es que no hay recetas, que no existen soluciones universales o genéricas. No me atrevería a expresar que en medicina, ingeniería, biología o contaduría las horas-clase deben durar tantos minutos, o que la clases-actividades en el aula deben organizarse de tal o cual forma; eso ya corresponde a los profesores en lo individual, pero sobre todo, a los equipos docentes.

No sé si la aclaración ha sido clara, perdón la redundancia: nunca pretendí decir que el maestro debe estar 15-18 minutos en un aula y luego salirse al siguiente grupo, cuanto que el tiempo que dure en cada una, no puede estar disertando todo el tiempo, ni la mayor parte [aunque, repito, dependerá de la materia, nivel, objetivos de aprendizaje].

Las clases tradicionales, el profesor hablando parado frente al grupo, no se van a jubilar con pandemia o sin pandemia, pero es indudable: cada vez son menos efectivas como la herramienta principal para promover aprendizajes. De eso podríamos hablar largo y tendido, pero he dicho que desaconsejo las peroratas largas, y debo ser congruente.