Novedades

UN DÍA CUALQUIERA, EN CUALQUIER ESQUINA

A Iván Ulianov

Era sábado. Faltaban pocos minutos para las nueve de la mañana. Estábamos parados en la lateral del bulevar costero, esperando el semáforo que nos permitiera cruzar la avenida y seguir nuestro camino a la zona hotelera de Manzanillo. Iván aguardaba el cambio de luces y yo repasaba mentalmente mis primeras palabras en la conferencia que daría en instantes. Mi vista se distrajo y me detuvo en el hombre que, desganado y encorvado, ofrecía el periódico a los automovilistas que apenas lo miraban parado en la esquina. La imagen me revolvió las ideas y despertó una oleada de sentimientos. Sin pensarlo le pregunté a mi amigo: ¿imaginas cuántos periódicos debe vender ese hombre para llevar comida a su familia? Si le dieran un peso por cada ejemplar vendido, ¿cuántos necesita para comprar un kilo de frijoles o un litro de leche? No me respondió, o no lo recuerdo. No cabe duda, o algo así, le dije: nosotros tenemos un trabajo privilegiado. Si este señor no vende un periódico probablemente deberá regresar a su casa caminando; nosotros, en cambio, podemos no hacer nada durante la quincena y el salario está seguro, como los bonos y el aguinaldo.

Que sociedades tan desgraciadas e injustas (y ahora peligrosas) que no propiciaron las condiciones educativas y económicas para que la gente, a los 60 o 70 años pueda levantarse tranquilamente de la cama sin la preocupación de que no tiene frijoles o tortillas, ni dinero para dar de comer a los hijos o a sí mismo. Me podrán decir: es gente floja, que no le pone ganas, que no estudió porque no quiso, que vive borracho. Pero las cifras oficiales matizan ese tipo de interpretaciones dictadas por la comodidad: según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, cada noche 52 millones de mexicanos se van a dormir con hambre, y al día siguiente despiertan con hambre 52 millones y unos más.

No pude aguantarme en ese sendero de reflexiones. Ya en la conferencia, ante unos 300 estudiantes, cuando el tema expuesto rozó la problemática social describí la imagen que habíamos visto minutos antes en aquella esquina. Lo hice pausado para mirar a los ojos a aquellos jóvenes -en su gran mayoría- cuando escucharan mis palabras. El silencio fue mayúsculo, las caras de muchos se alteraron; otros muchos pares de ojos se abrieron de par en par. Probablemente, pensé, algunos de ellos, como nosotros, no vemos a los viejos o a los niños que venden periódicos o cualquier mercancía, allí a la vera del camino, mientras manipulamos el celular o pensamos cuándo compraremos el nuevo.

EL DÍA DESPUÉS DE ELBA ESTHER

Si Elba Esther Gordillo fuera todo el problema de la educación, su detención significaría un gran paso para resolverlo. No, no lo veo tan simple. Era un paso necesario, sí, si se confirman en los tribunales las tropelías en el poderoso sindicato magisterial. Políticamente la jugada puede resultar exitosa, pero que la reforma educativa se inauguré con la detención de la principal opositora, no parece el mejor estreno y acompañará, para bien y para mal, la historia de la reforma.

Es indudable, la señora Gordillo tiene su responsabilidad en los asuntos educativos, pero con ella en la cárcel no desaparecen los malos maestros o los pésimos directores, ni va a solucionarse uno solo de los problemas pedagógicos en los salones de clases de cada escuela pública mexicana.

Leer más…

En memoria de Stéphane Hessel

Stéphane-Hessel_600Ha muerto Stéphane Hessel, autor del libro que inspiró el movimiento español de los indignados. La triste noticia en México no tiene mucho espacio frente a la detención de la señora Elba Esther Gordillo, pero es justo recordar a un hombre extraordinario. El 25 de mayo de 2011 publiqué en este mismo espacio un breve artículo a propósito de su famoso libro. Aquí se los comparto de nuevo.

Stépanhe Hessel, héroe de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial y uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), escribió un texto que está siendo leído profusamente en Europa, en especial por los jóvenes, a quienes lo dirige el diplomático y escritor nacido en Berlín (1917).

El opúsculo se titula “¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica” (“Indignez vous!”). Apareció en Francia para la navidad de 2010 y en marzo de este año se publicó en español. Con ventas de millones de ejemplares y distribución por las redes es imposible conocer su penetración, pero las protestas que sacuden España estos días y el Movimiento de indignados 15-M encontraron inspiración en sus ideas.

La edición castellana es prologada magistralmente por José Luis Sampedro, quien así la presenta: “¡INDIGNAOS! Un grito, un toque de clarín que interrumpe el tráfico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercanía de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia… ¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados”.

“¡Indignaos!” es un llamado a la acción contra el inmovilismo excluyente; a rechazar las inequidades que sufren millones de habitantes del planeta. Es un poderoso argumento en favor de la dignidad. Un antídoto contra la desmemoria. Una proclama no violenta: “Estoy convencido que el futuro pertenece a la no-violencia, a la conciliación de las diferentes culturas. Por esta vía la humanidad deberá franquear su próxima etapa… El terrorismo no es eficaz. En la noción de eficacia, es necesaria una esperanza no-violenta”.

“¡Indignaos!” es, también, el recordatorio de un imperativo de la condición humana. La denuncia de actitudes egoístas: “La gran diferencia que existe entre los muy pobres y los muy ricos no deja de crecer. Se trata de una innovación de los siglos XX y XXI. Los muy pobres del mundo de hoy ganan apenas dos dólares al día. No se puede dejar que esta diferencia se haga más profunda todavía. La constatación de este hecho debería suscitar por sí misma un compromiso.”

Prisionero en campos de concentración nazis, de donde salió para colaborar al lado de hombres extraordinarios en la redacción de los derechos universales, Hessel dirige su mensaje sin cortapisas: “A los jóvenes, les digo: mirad alrededor de vosotros, encontraréis temas que justifiquen vuestra indignación –el trato que se da a los inmigrantes, a los indocumentados, a los gitanos. Encontraréis situaciones concretas que os empujarán a llevar a cabo una acción ciudadana de importancia. ¡Buscad y encontraréis!”.

Hagamos un llamado, concluye Hessel, a una insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que proponen como horizonte el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles, de la cultura y enaltecen la competencia de todos contra todos. La peor de las actitudes, dice a los jóvenes del siglo XXI, es la indiferencia.

 

De la reforma a la realidad

Entre el texto aprobado que modifica la Constitución en materia educativa y las realidades a que dará lugar habrá distancias, diferencias, resistencias y deformaciones. En qué grado, es casi imposible advertirlo ahora, pero que existirá de todo ello no hay duda.

Voy a explicar la afirmación anterior a partir de la visión que sobre el tema del curriculum tiene el experto español José Gimeno Sacristán. Quizá convenga aclarar, aunque sea de forma breve, que el curriculum, en palabras del propio Gimeno Sacristán, es el “el contenido cultural que las instituciones educativas tratan de difundir en quienes las frecuentan, así como los efectos que dicho contenido provoque en sus receptores”.

Leer más…

Espiritualidad y política

EspiritualidadEl libro con el título de esta colaboración, Espiritualidad y política, coordinado por Cristóbal Cervantes, reúne un conjunto de capítulos escritos por hombres y mujeres de distintas formaciones y profesiones, que reflexionan en torno a los dos temas centrales, con un núcleo común de preocupaciones y convicciones, con ángulos singulares y aportaciones estimulantes.

Reseñar el libro publicado en España por Kairós no es mi pretensión, solo escribiré algunas líneas para compartirles tan grato hallazgo, posible gracias a la sugerencia de mi dilecto amigo, Juan Miguel Batalloso, un personaje ya habitual en las páginas que escribo.

Leer más…