Novedades

OTROS RETOS PARA LA REFORMA

El arranque de un proyecto de reforma, como el que se impone en México, tiene retos previsibles y otros impredecibles. Frente a lo que sucede con los maestros opositores decirlo es una obviedad. Las reformas tienen desafíos antes y durante su implantación, y el fin del conflicto actual, advierto, no está cerca, pero cuando suceda no habrán terminado los problemas para la SEP.

Juan Carlos Tedesco, ex ministro de educación en Argentina y experto de reconocimiento internacional, en su más reciente libro (“Educación y justicia social en América Latina”, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica/Universidad Nacional de San Martín, 2012), escribió un interesante capítulo dedicado al tema de las políticas de subjetividad, como un componente imprescindible para los cambios. Allí sugiere que hay  tres ámbitos desde los cuales se pueden desarrollar acciones para la movilización de los distintos actores del proceso pedagógico, lo que tendría que provocar la reforma: “(i) la capacidad para formular un proyecto, (ii) la capacidad para elaborar una narrativa acerca de la situación que se vive y acerca de las estrategias de acción que desarrolla cada actor, y (iii) la confianza para enfrentar los desafíos que presentan las situaciones de aprendizaje”.

Traslado la idea a la reciente reforma constitucional en nuestro país. A mi juicio, el gobierno presenta un déficit en los tres ámbitos referidos por Tedesco.

Leer más…

BUENAS NOTICIAS, MEJOR EJEMPLO

Leí con agrado la noticia del convenio firmado entre la Universidad de Colima y el ayuntamiento de Manzanillo para apoyar la movilidad de estudiantes porteños. Es una buena noticia por varias razones. Una primera, es que los ayuntamientos, el ayuntamiento de Manzanillo, se hacen presentes en la educación, en un contexto donde los gobiernos municipales abandonaron su responsabilidad protagónica en el sistema educativo, como lo dicta el artículo tercero de la Constitución. La falta de recursos cuenta, pero no es una barrera infranqueable para incidir de distintas formas en la educación de sus ciudadanos –no me refiero al sistema escolar-. Tarea que tampoco pueden evadir como han hecho, y la muestra más clara es la invisibilidad de la educación en sus programas, reducida al complemento de oficinas de asuntos culturales, lo que exhibe el palmario desdén, la miopía o la ignorancia.

Leer más…

DERECHOS HUMANOS EN LA UNIVERSIDAD

Esta mañana, luego de leer Página 12, diario argentino, compartí a través de redes sociales la que me parece una buena noticia: el debate realizado en la Universidad de Buenos Aires, UBA, sobre la enseñanza de los derechos humanos en la propia universidad. Según la nota, tres expertos de amplia trayectoria discutieron y, evidentemente, convergieron en el imperativo de incluir el tema en las universidades, no solo como una materia.

Leer más…

REFORMAS VEMOS…

Reforma es una de las palabras más trilladas en el actual lenguaje pedagógico. También es una de las más ambiguas, junto a calidad o competencias. Tampoco goza de buena reputación; incluso, es de las más carentes de prestigio. Con la palabra reforma tenemos un paraguas ideológico bastante amplio donde caben propuestas e intencionalidades de distintos signos, incluso antagónicos, desde la reforma universitaria de Córdoba en 1918, que impulsaba la reorganización del gobierno de las universidades o su inserción social, hasta los intentos de refuncionalización neoliberal de los sistemas educativos.

Leer más…

SÚBDITOS O CIUDADANOS

Que a 93 años de creación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en México no sepamos cuántas escuelas existen (por tanto, cuántos maestros y alumnos) es vergonzoso. En realidad, podríamos encontrar otros calificativos justos y precisos, pero lo dejo en ese más inocuo.

Si no sabemos cuántas escuelas, alumnos y maestros hay en México, ¿qué son todos los anexos estadísticos e informes presidenciales?, ¿son cuentos chinos todos los datos que nos presentan?

Bonito el balance: para justificar sus proyectos los vendedores de reformas dicen que los alumnos no saben (en pruebas estandarizadas) y que los maestros no saben (en sus exámenes)… ¡pero la SEP tampoco sabe! Y no es la SEP de un sexenio o dos, es la SEP de varias décadas. Hay responsables, tienen nombres. ¿Otra vez: borrón y cuenta nueva?

Ah, pero que no me quieran vender el cuento que los de Televisa sí saben. ¿En qué vamos a basar el curriculum, en la programación cultural de la empresa? ¿Si tienen otro proyecto educativo, educativo en serio, por qué no lo hemos visto en todos sus canales? Al presidente de Televisión Azteca ya lo escuchamos en Colima y sobran los juicios.

¿Qué más nos falta por saber sobre la educación mexicana? ¿Hasta cuándo lo sabremos?

Eso no es propio de una sociedad democrática y de gobiernos que respetan a sus ciudadanos. Esperen, tengo una preguntita final: ¿súbditos o ciudadanos?