Novedades

La humilde grandeza del no sé

Esta mañana observé una entrevista a Victoria Camps, filosofía catalana. 35 minutos de reflexiones para pensar y replantearse distintos temas: educación, política, cultura, filosofía, el modelo de sociedad o la comunicación; todos repasados con agudeza.

Hacia la parte final la doctora Camps se cuestiona: qué político, cuando se le pregunta algo, contesta: no lo sé, tengo que pensarlo. Ninguno, responde de inmediato. Continúa: sin embargo, a la gente eso no le sentaría mal; pensaría: por lo menos piensa.

Los políticos son de otra clase. Prefieren inventarse respuestas, con mayores o menos evidencias, con más o menos cinismo, con más o menos grados de irresponsabilidad. Buscan clavar certezas, jamás reconocer falencias.

He rememorado el pasaje a lo largo de la mañana, en algunos momentos, y no recuerdo a algún político mexicano prominente decirlo sin rubor y con mucha honestidad ante un cuestionamiento: no lo sé, no lo he pensado, no lo hemos analizado…

Y así van ellos, dando tumbos verbales y enlodando su prestigio, sobre todo, arrastrando a una sociedad que mayoritariamente prefiere adorarlos como mesías o fustigarlos aunque no lo hagan tan mal.

Entre pobreza y educación

Cerré la jornada laboral de este miércoles revisando información sobre dos temas que hoy ocupan mi atención: los datos más recientes del CONEVAL sobre la pobreza en Colima [y México] y la Nueva Escuela Mexicana.

Lo primero es materia valiosa para comprender la evolución de la pobreza en el país, el impacto de los programas sociales para combatirla y trazar una línea hacia el futuro, a partir de la cual juzgar el esfuerzo del gobierno de la Cuarta Transformación.

Las cifras retratan un flagelo frente al que lo más meritorio parece la contención, esto es, evitar su crecimiento. Entre 2008 y 2018, la población en situación de pobreza disminuyó en términos porcentuales, de 44.4% a 41.9%, pero el número de pobres aumentó de 49.5 a 52.4 millones. En tanto que la pobreza extrema sí tuvo una disminución significativa, al moverse de 11 a 7.4%, lo cual equivale a reducir a la población de 12.3 a 9.3 millones.

En el mismo lapso (2008-2018), la población en situación de pobreza en Colima creció de 27.4 a 30.9%, contrario a lo que sucedió en el país, y la población en esa franja escaló de 173.4 mil a 235.6 mil personas. Sucedió lo mismo con la población en situación de pobreza extrema, que pasó 1.7 a 2.4% [18.2 mil personas].

La buena noticia es que en el análisis del periodo más reciente, 2016-2018, el promedio de personas en situación de pobreza disminuyó de 33.6 al descrito 30.9%, con lo cual había en Colima 235 mil personas en pobreza, 13 mil menos que en 2016.

Hay más datos, pero no es el espacio para compartirlos o analizarlos.

De la Nueva Escuela Mexicana he leído todo lo encontrado que me pareció relevante, especialmente información oficial. Las dudas siguen siendo más que las muy pocas certezas. Mañana en la Universidad de Colima compartiré algunas en el Auditorio de Humanidades.

A las maestras, con cariño

Anoche recapitulé con Juan Carlos lo ocurrido en su primer día de clases. Está contento con sus dos maestras, la de las materias, la principal, y la de inglés. De ambas, desconocidas hasta ayer, se expresó en términos cariñosos. Estoy convencido de que la primera impresión puede ser definitiva en la docencia, así que me alegra escucharlo y verlo así.

Cuando le pedí detalles abundó en un hecho que no había vivido, tampoco yo como padre, hasta donde la memoria recuerda. La maestra de inglés hizo un brindis con los niños; bebieron refresco y en sus palabras confesó estar muy feliz por trabajar en el colegio y por ser la maestra de ese grupo. Las palabras infantiles fueron vehementes.

¡Es así de simple! Es así de fácil como las maestras pueden ir conquistando adhesiones y afectos; no me refiero a la bebida y al brindis, sino con hechos inusitados, sorprendiendo a los niños, haciendo algo diferente, convirtiendo a la escuela en una aventura donde siempre puede saltar un conejo de la mochila de la maestra.

¿Hace falta mucho? No. Un poquito de imaginación, otro de dinero (esta vez) y alegría para hacer de la escuela un acontecimiento no solo distinto, que lo es, sino especial, de aprendizajes cuando corresponde, de relaciones humanas, cada vez que sea preciso.

El día uno

A las 19.43 horas el indicador personal me sugirió entrar en modo “ahorro de batería” para evitar un apagón del cuerpo. Un café doble para soportar el ramalazo y luego un mate caliente para despertar la lengua son el remedio para aguantar unas horas más [eso espero].

Es el primer día de clases de los niños y solo a los imbéciles se les ocurre ese mal chiste de que ¡por fin los niños se van a la escuela y los adultos a descansar! Mire usted, pues no, hay que levantarse hora y media antes de lo habitual, deprisa preparar desayunos, sortear las calles atestadas de otros apresurados, llevarlos a la escuela y luego comenzar la jornada propia; por la tarde o mediodía, recogerlos, comer y enseguida los rituales de las escuelas que llenan de tarea a los niños bajo la idea que ninguna evidencia científica o pedagógica comprueba: que más tareas o más horas en la escuela equivalen a mejores aprendizajes y niños felices, felices, felices.

El primer día ha sido buenísimo. Los niños despertaron a tiempo y de estupendo humor, hicieron todo con calculado ritmo y estuvimos en el colegio casi media hora antes. Perfecto para evitar aglomeraciones. Salieron contentos y yo con ellos, conversando de los maestros y sus nuevos compañeros.

Mi tarde se completó con la entrega del libro nuevo, colectivo, que tendrá por título Colima: avances y retos. Educación, primero de una colección que inaugurará Fundación Cultural Puertabierta con el tema educativo.

Un día cargado de tantas emociones, y algún sobresalto, descargó mi batería y aquí estoy, escribiendo estas líneas para distraerme y volver a lo que, obligadamente, ya tendría que estar haciendo.

 

 

Nuevo ciclo escolar, buenos deseos

El sábado los niños declararon estar preparados para el regreso a clases. Habrá sido así, poco antes o poco después, con la mayor parte de los millones y millones de niños que hoy vuelven a la escuela para el ciclo escolar. Unos irán más contentos, unos con pesadumbre, pero todos aprenderán mucho, sin duda.

Los comienzos, como los finales, encierran sentimientos encontrados. En el inicio hay alegría por las novedades, tristeza por los compañeros que no regresan o cambian de grupo; así con los estudiantes como con los maestros, aunque los adultos, por las vicisitudes de la edad y en muchos casos los vaivenes laborales, suman incertidumbres delicadas.

En casa Mariana Belén mira con nostalgia la lista de compañeros y extraña ya a varios de sus antiguos condiscípulos de primer grado, a las mujeres, sobre todo. Tendrá maestros distintos y otros retos. Juan Carlos, más sereno, solo se inquieta por la petición bizarra de la directora para que acuda a sus clases con un corte de pelo “convencional”, en un gesto propio de esas mentalidades que se perpetúan cuando los tiempos cambiaron y las exigencias disciplinarias imponen mentalidades abiertas e innovadoras, ocupadas en las variables estructurales que inciden en la calidad de las buenas escuelas, no en el color de las calcetas, los moños en el pelo de las niñas o la blancura de los zapatos deportivos.

Este año lectivo tendrá componentes extra: distintos planes de estudio, un proyecto en ciernes para el cual se capacitó a los docentes pero que se aplicará solo en algunos aspectos, dudas sobre las nuevas reglas que regirán la carrera del magisterio, especialmente su ingreso y promociones, entre los más destacados.

Ojalá durante el nuevo ciclo escolar se vayan despejando las incógnitas que siembra la llamada Nueva Escuela Mexicana; que se transite con transparencia hacia un sistema de ingreso, formación, actualización y promoción magisterial que incentive y potencia a los buenos maestros, sensible a todos y que no se resigne ante los malos; que no falten los apoyos que históricamente escasean en miles de escuelas pobres, especialmente las que sirven a los más pobres; que los papás y mamás, desde casa, alienten, acompañen y exijan en la medida justa; y que las autoridades, de la escuela a la más alta jerarquía, asuman el sentido de autoridad recordado por Miguel Ángel Santos Guerra: hacer a crecer al grupo.

Nunca hubo tiempo que perder, ahora menos. El tren del siglo 21 avanza a veces con pasos acelerados, otras con ritmo lento, pero no se detiene. Es urgente apresurarse para no perder el boleto hacia un futuro distinto.