Novedades

POWER POINT EN LAS UNIVERSIDADES

PPointCon muchas horas de trabajo a cuestas en el día más pesado de la jornada laboral (todos los lunes, no solo este) y algunas ideas para manufacturar mi diario, me dispongo a elegir tema. Antes, paso revista a mi muro en Facebook y encuentro un breve artículo compartido por Arthur Edwards, colega y amigo de la Universidad de Colima. Se llama: Por qué las universidades deben prohibir el uso de power point.

Aquí está mi tema, digo. Algo semejante había leído antes, hace un par de años. Y más de una vez hablé de ello en clase o una conferencia. El autor no anda por las ramas: Power point vuelve estúpidos a los alumnos y aburridos a los profesores.

Las tres razones que convierten en tóxico el power point son sencillas: desalientan el pensamiento complejo, los estudiantes piensan en el curso como un conjunto de diapositivas y desalientan las expectativa razonables.

Evidentemente no caben las generalizaciones. Ni todos los profesores promueven la imbecilidad en los estudiantes usando el power point, ni los alumnos se tragan las diapositivas como pastillas para la diarrea. Pero hay un fondo de verdad: sustancialmente usar power point no nos coloca, como docentes, en ninguna vanguardia pedagógica. El power point (y sus variantes) epistemológicamente no establece una relación distinta entre alumnos-contenido-profesor, al uso del pizarrón para escribir la clase, el modo más común hace algunos años, junto al dictado.

No me atrevería a prohibir el uso del power point, menos en la universidad, donde casi nada puede prohibirse salvo aquello que gravemente atente contra los derechos humanos. Pero sí que pondría en serias dudas la eficacia (y probidad intelectual) de un docente que solo confía en sus magníficos power point.

DE LAS UNIVERSIDADES

De las universidades puede surgir lo mejor. Pero también, en distintos momentos, de ellas salió lo peor. Así fue, así es. Y nada permite pensar que ya no será; para bien y para mal.

Eduardo Galeano recuerda que la Universidad de La Sorbona dictaminó que Juana de Arco era cismática, apóstata, mentirosa, adivinadora, sospechosa de herejía, errante en la fe y blasfemadora de Dios y los santos. La asaron sin piedad.

Después, su patria y la iglesia cambiaron de opinión: hoy es heroína y santa. Símbolo de Francia, emblema de la cristiandad.

Los estudiantes en solidaridad con sus maestros

Leo la noticia de que los estudiantes del Instituto Superior de Educación Normal de Colima, ISENCO, se sumarán a la protesta de sus maestros con una manifestación pacífica este lunes.

La noticia me alegra. Es una buena noticia. A diferencia de quienes piensan que podrían estar siendo manipulados por sus maestros, creo que los futuros maestros de Colima y México tienen la suficiente dignidad e inteligencia para comprender el problema.

Si la protesta tenía una legitimidad incontestable, que se sumen a ella las mamás con pancartas en las escuelas, y los estudiantes normalistas, futuros profesores, obliga todavía más a la solución del problema.

LAS MUJERES DE GALEANO

Sherezade, Murasiki Shikibu, Sei Shônagon, Marcela, Tituba, Ruth Landes, Magda Lemonnier, la maga peruana, Calpurnia, Rosa María Mateo, Violeta Parra, la elefanta africana, Ángela Loij, Alice del Ferry Dunks, Rigoberta Menchú, Florence Nightingale, Louise Michel, Myrna Mack, las putas de la Patagonia (Consuelo, Ángela, Amalia, Maria y Maud), las madres de Plaza de Mayo, Afrodita, Charlotte Gilman, Urraca, Teresa de Ávila, la abuela de Bertha Jensen, María de la Cruz, Evita, Alfonsina Storni, Sukaina, Concepción Arenal, Elisa Sánchez y Marcela Gracia, Susan Anthony, las futbolistas alemanas campeonas en el mundial 2003, Rosa y Tamara, la Mulata de Córdoba, Artemisa, Hatshepsut, las amazonas, Aixa, Juana de Arco, libertadoras brasileñas, libertadoras mexicanas, Harriet Tubman, Juana Azurduy, Olga Benário, Mercedes Pinto, Elizabeth Stanton, Doria Shafik, Alicia Moreau, Elisa Lynch, Matilde Landa, Rosa Luxemburgo, Maria Padilha, Isis, Cleopatra, Teodora, María de Chiapas, Aspasia, Trótula Ruggiero, Hildegarda, Bessie Smith, Alexandra, cinco mujeres bolivianas, las mujeres canadienses que quisieron ser personas, las Manuelas (Cañizares, Espejo y Sáenz), Victoria Kent, Pola Bonilla, Milay Pérez, Georgia O’Keeffe, Susana Contreras, Chiquinha Gonzaga, Rita Levi Montalcini, Marie Curie, Nellie Bly, Ada, Juana Manso, Emma Goldman, las indias kunas, Manuela León, Patricia Ariza, Suzanne Valadon, Frida Kahlo, Isadora Duncan, Sarah Bernhardt, Carmen Miranda, Josephine Baker, Mae West, Luz Marina Acosta, Venus, Signora Girardelli, Eleonora, Mata Hari, Hipatia, Felipa Poot, Olympia, Marie-Louise Giraud, Sophie Scholl, Soledad, Delmira Agustini, Mariana Pineda, Magdalena Enríquez, Rosa María Egipcíaca da Vera Cruz, Marianela García Vilas, María la O, Camille Claudel, Emily Dickinson, las hermanas Brontë (Emily, Anne, Charlotte), Juana la Loca, Domitila, Ramona Caraballo, Rita Hayworth, Marilyn, Venus, Ana Fellini, Silvina Parodi, María Isabel de Mariani, Berta Navarro, Lélia y Angélica, las hermanas Mirabal, Truganini, Macarena Gelman, la ninfa Eco, Safo, María la madre de Jesús, María Magdalena, Juana Inés de la Cruz, Sally la esclava de Jefferson.

DIÁLOGOS INFANTILES

Camino a la escuela Juan Carlitos me pregunta: ¿papá, eres feliz en tu trabajo? Me desconcierta. ¿De dónde vino la interrogante? Le respondo: sí; ¿no te parece? No dice nada. Su vista permanece fija en la avenida, o no sé en qué.

Después, solo, en el auto, me pregunté: ¿suficientemente feliz? ¿Cuán feliz?

Después de los despueses siguen danzándome las mismas cuestiones. Y siguen.

Como escribiera José Saramago en El equipaje del viajero: hay que tener cuidado con los niños. Mucho cuidado. Sobre todo, si no queremos movernos de la fila de los cómodos o resignados.

Los niños son un peligro. Sus preguntas pueden ser bombas detonando en la plaza central de nuestras presuntas certezas.

 

EDUARDO GALEANO

Eduardo Galeano hoy habría cumplido 75 años. En redes sociales, Twitter, especialmente, he visto mensajes, imágenes, trozos de sus pensamientos, que han trascendido al hombre y cabalgan con vida propia, por la estética, la claridad y el compromiso. Pero, cualquier cosa que escriba sobra hoy; ahora verán por qué.

Galeano contaba que las palabras deben pronunciarse solo cuando son más poderosas que los silencios. Hoy, en memoria y para reflexionar, prefiero compartirles esta frase que, con ligera variación, expreso acongojado Eduardo Galeano cuando lo entrevistaron por la muerte de Mario Benedetti. El dolor se dice callando, dijo aquella noche infausta.

Dolores

Página 60 de 189« Primera...102030...5859606162...708090...Última »