Blog

Entradas con las etiquetas ‘Educación’

Ejercicios de diálogo entre gobernantes y ciudadanos

Invitado por la Secretaría de Educación del Gobierno estatal, este jueves participé en una reunión del gobernador con un grupo numeroso de personas de instituciones académicas y organizaciones civiles, en donde el ejecutivo presentó la situación de las finanzas públicas y explicó las razones del préstamo que pretende solicitar para salvar pendientes en materia de seguridad, salud y rescate del patrimonio cultural.

Nunca había tenido ocasión semejante. Ignoro si son comunes, su amplitud e impacto. El ejercicio de exposición y diálogo me pareció saludable; cortés del auditorio, didáctico del gobernante. Mientras escuchaba y luego de la sesión, pensé que este tipo de prácticas tendrían que ser constantes entre quienes asumen responsabilidades públicas, cuyas decisiones afectan a la ciudadanía, que por eso hecho, merece ser consultada.

El diálogo, incluso el debate, son siempre positivos cuando se animan en propósitos comunes por encima de intereses particulares. En materia educativa esa máxima es más vigente cuando asumimos que la educación es un ejercicio de formación ciudadana, no solo de instrucción en materias abstractas.

No sé cuál será la suerte del préstamo en cuestión, porque he leído los posicionamientos en el sentido de negarlo, pero aplaudo la apertura y esperaría que las decisiones se tomaran con el rigor técnico suficiente, sustentado en evidencias y la razonabilidad de los argumentos. Al margen de eso, que para el gobernador es lo importante ahora, el ejercicio de apertura podría ser una buena enseñanza para construir relaciones más horizontales entre ciudadanos y gobernantes.

Aquellas pequeñas cosas

Mi universo musical no es amplio. Es más bien austero, pero muy nutritivo para la dieta de mis sentidos. Escucho canciones para sentir y pensar, es decir, para sentipensar, como diría el maestro Eduardo Galeano. No tengo la gracia de bailar, así que el cuerpo físico queda excluido, dicho sin pudor.

No escucho música para sentirme acompañado y tener “ruido” alrededor. No. No huyo al silencio y me gusta la soledad. La música viene cuando tiene que aparecer.

Hoy recordé esta antigua canción de Joan Manuel Serrat, Aquellas pequeñas cosas, grabada al comenzar la década de 1970, porque es así como voy construyendo los días de mi vida, sumando momentos pequeños, unos no tanto, y ensamblando el edificio de la vida. Si cada día no logró embonar una de esas pequeñas piezas como de Lego, entonces sí me siento desdichado, porque perdí una jornada. Y no se trata de sumar solo momentos felices. Leí ayer y no olvidaré nunca: no hay una sola vida sin infelicidad en algún momento, dijo Boris Cyrulnik, que mucho sabe de pesares y alegrías.

Todo este rodeo sirve para contarles que hoy estoy muy contento. Feliz, si quieren. Por muchas razones; la que puedo contarles es que hoy se hizo pública mi pequeña participación en el trabajo de un gran equipo, Pansophia Project, un colectivo muy interesante de colegas argentinos dedicados a analizar el presente y futuros de la educación.

Gracias a la invitación del más prominente de sus integrantes, Mariano Narodowski, grabé un video de un minuto, para comentar una de las once tesis que aportan para pensar la educación en estos tiempos de luces y sombras.

Si gustan, aquí les dejo el video.

Gracias por llegar hasta aquí conmigo y compartir el momento.

Lecciones desde el confinamiento y la escuela

Cuando estudiaba la licenciatura en educación superior, Emilio Tenti Fanfani era imprescindible en los cursos de sociología de la educación. Así fue en los primeros años de mi ejercicio docente ahí mismo. Hoy no creo que se lea más, a pesar de ser un activo profesor argentino en la Universidad Pedagógica Nacional.

Hace un par de días publicó un artículo en La Nación, con el título de “La escuela cerrada, costos pedagógicos desiguales”. El título es una tesis y augura contenido.

Por su vigencia en nuestro contexto, comparto algunas de las lecciones que me resultaron más notables.

-En la escuela las nuevas generaciones aprenden cosas que la familia no puede enseñar, porque no tiene los recursos necesarios [competencia pedagógico/profesional] y el tiempo y otros recursos didácticos.

-Ojalá que la emergencia nos recuerde que hay cosas importantes que solo se pueden aprender en esas instituciones que llamamos escuelas, colegios o universidades.

-La emergencia también permite tomar conciencia que la escuela no solo enseña, sino que también cuida de los niños y adolescentes, función que en una etapa anterior correspondía a la familia y en especial a las madres. Cuando la escuela suspende su funcionamiento, la mayoría los niños quedan “abandonados a su suerte”, ya que sus madres se han incorporado al mercado de trabajo.

-El reconocimiento social del valor de la escuela debería favorecer un plan de inversión en su estructura física con el fin de garantizar un piso común de calidad e higiene.

Leer más…

MANIFIESTO POR OTRA EDUCACIÓN

El Diario de la Educación, espacio periodístico español donde colaboro desde hace tres años, difundió el Manifiesto por otra educación en tiempos de crisis. 25 propuestas, redactado por el Foro de Sevilla.

El Manifiesto advierte un riesgo; dice:

Se pide al alumnado confinado que siga actuando como si estuviera en la escuela… al mismo ritmo y con mayor exigencia si cabe, como si nada pasase, cuando en realidad todo es diferente y más si tenemos en cuenta los desiguales contextos sociales y familiares.

Por su trascendencia y espíritu reflexivo comparto aquellas propuestas cercanas a nuestra realidad.

Se dividen en dos tiempos: qué hacer en la situación actual y cómo construir el futuro. Rescato algunas sobre el presente.

  • La educación escolar no va a ser igual tras una experiencia que confirma las diferencias del trabajo escolar en casa, porque no todo el mundo dispone de los mismos medios ni de la misma situación habitacional, familiar y social.
  • Si la educación es un derecho, una situación de emergencia no debería destruirlo, especialmente para aquellos niños y familias con más necesidades.
  • En esta situación de emergencia y confinamiento las medidas tomadas deberían ser más flexibles considerando los derechos de la infancia.
  • No sabemos cómo será el futuro de la educación, pero sí deseamos y nos gustaría que fuera otro.
  • Cuando se regrese a las aulas habrá necesidad de cercanía; el alumnado necesitará conversar, expresarse, abrazarse… El espacio y tiempo de la escuela lo debería facilitar sin presión de resultados, evaluaciones o tareas.
  • Nos hemos obsesionado con calificaciones y resultados y no por los aprendizajes que sirven para una vida digna… es  momento de resaltar los valores que estamos aprendiendo como solidaridad, empatía, generosidad, afectividad, apoyo, cuidado mutuo y cooperación.
  • Que el primer trimestre del próximo curso sea un periodo de adaptación y transición entre los dos cursos, con acompañamiento intensivo.
  • La experiencia de crisis nos invita a repensar los tiempos, espacios y recursos de que disponemos, y la función de apoyo que podrían desarrollar televisión, radio, redes sociales y tecnologías.
  • Tenemos que vivir la vida con más calma también en la escuela, dando tiempo y respetando los procesos de aprendizaje de cada persona…
  • Todo lo que está sucediendo pone en cuestión el actual modelo educativo para avanzar hacia un modelo alternativo… porque esta situación nos está mostrando que hay otras maneras de educar.

Nuevos espacios de opinión

Este lunes recibí una invitación de la cadena radiofónica ZER en Colima para sumarme con una opinión quincenal grabada de dos minutos o poco más. El tema es la educación, por supuesto. Acepté. Empezaré la siguiente semana, el martes, para ser preciso.

La experiencia no es nueva. Hace algunos años participé también con 50 opiniones para Radio Levy; entre 2011 y comienzos de 2013. Suspendí esa aventura para tomar un respiro y estacionarme en el Cono Sur.

Las circunstancias son distintas, pero mi entusiasmo por compartir y seguir labrando en el terreno educativo se mantienen intactas.Me encanta el nuevo desafío: una opinión coherente, sintética, interesante, que apele también a algunas emociones, que invoque la reflexión sobre el campo donde me muevo.

La primera opinión ya está lista. El tema serán las tareas escolares. Pronto nos escucharemos.