Blog

Entradas con las etiquetas ‘Escuela del futuro’

LAS ESCUELAS: DESOLACIÓN Y ENCANTO 2

En una excepcional conferencia ante profesoras y profesores españoles, Francesco Tonucci, genial pedagogo y caricaturista italiano, contó la siguiente anécdota: al final de la Segunda Guerra Mundial, en una región italiana los partisanos luchaban contra los nazis mientras esperaban la llegada de los Aliados. Allí, los nazis estaban apostados en una escuela, sitio estratégico para la defensa del valle. Los Aliados entregaron a los partisanos un cargamento de explosivos y la orden de acabar con esa posición de los alemanes para allanarles el paso. Los partisanos obedecieron la orden pero lucharon solo con armas ligeras. No estaban dispuestos a derrumbar la escuela. La razón era simple, bellamente simple: ¡mañana vamos a necesitar la escuela!, dijeron.

Esos partisanos dieron un ejemplo memorable de que la escuela, la buena escuela debe ser defendida a toda costa porque su existencia y estado de salud es indispensable para construir el presente y el futuro, para dignificar el pasado. ¿Cuántos de nosotros que trabajamos en la enseñanza estamos dispuestos a dar una batalla por la escuela; una batalla que trascienda nuestros más estrictos (y respetabilísimos) intereses personales? Muchos, sin duda, pero también muchos no lo están, o diciendo una cosa actúan en otro sentido.

De esa escuela, de la escuela que queremos y defendemos, o debemos defender me propuse hablar en el libro Las escuelas: desolación y encanto (Colima, Puertabierta Editores, 2014), penetrando en sus entrañas y mostrando algunas radiografías de su podredumbre, pero también de la urgencia de transformarla y reconstruirla desde los cimientos. De su dignidad y de su condición indignante.

Leer más…

LA DIFÍCIL TAREA DE PENSAR EL FUTURO

Si pensar en el futuro inmediato, en cinco, veinte o treinta años parece una tarea desmesurada en las sociedades vertiginosas y complejas que vivimos, intentar una aproximación al siglo XXII podría parecer un despropósito. Pero es la tarea a la que se dedicaron un grupo de investigadores y profesores convocados por Francisco Imbernón y Beatriz Jarauta, cuyo resultado es el libro “Pensando en el futuro de la educación. Una nueva escuela para el siglo XXII” (Barcelona, Graó, 2012).

El título mismo constituye una provocadora invitación a analizar ese incierto y lejano horizonte, no pocas veces teñido de tonos sombríos por espléndidos pensadores, como Zygmunt Bauman. La solvencia de la estimulante incitación la confirman plumas de primera línea en el mundo educativo de habla hispana, como José Gimeno Sacristán, Juan Carlos Tedesco, Francesco Tonucci y Miguel Ángel Santos Guerra.

Leer más…

La educación en el mundo líquido

autothumb_zygmunt-bauman-educacion-liquidaZygmunt Bauman es uno de los pensadores más lúcidos en la comprensión de la época que vivimos. Producto de un largo trabajo primero en su natal Polonia, luego en Israel, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido escribió varios libros (Miedo líquido, 44 cartas desde el mundo líquido, Mundo consumo, entre otros) que dibujan los perfiles de esta nueva sociedad, a la que define con un concepto plenamente identificado con su obra: “modernidad líquida” o “mundo líquido”.

La mirada de Bauman me pareció, desde el primer acercamiento, sugerente, clara,  profunda y con múltiples conexiones con el mundo educativo, útil para entenderlo en sus prácticas, en sus límites o en la naturaleza del sistema escolar dentro del escenario global. El propio profesor de la Universidad de Leeds resume en Los retos de la educación en la modernidad líquida (2008, Editorial Gedisa) el núcleo de sus reflexiones, que probablemente ampliará en el libro Sobre la educación en un mundo líquido, que será lanzado el 17 de enero en tiendas virtuales por Editorial Planeta.

En menos de 40 sustanciosas páginas analiza el tiempo, el conocimiento, el cambio contemporáneo y la memoria. Uno de los argumentos para ponderar su relevancia es la oposición a las posturas dominantes que hoy, por ejemplo, abundan en México, expresadas en la superficialidad de los juicios sobre temas educativos. Violeta Núñez lo expone en el Prólogo de “Los retos de la educación en la modernidad líquida”: “Los discursos pedagógicos al uso (al igual que sus homólogos en los campos de la filosofía, la sociología o la antropología, por citar algunos) también acusan tales crisis (disolución y nueva formación). Pero, a diferencia de los pensadores de largo aliento, se postulan como escaparates de venta de viejas certezas metamorfoseadas en ´novedades´. Sus discursos (que) operan taponando (rápida y eficientemente) las posibilidades que toda crisis abre… para pensar lo nuevo, para inventar otras maneras de decir y hacer”.

Magistral la descripción de Violeta Núñez y absolutamente certera. Por eso y más es útil este libro y el pensamiento de Zygmunt Bauman (Premio Príncipe de Asturias 2010), porque urge transformar el sistema educativo, y esa tarea de construcción de otra educación requiere pensarla de formas distintas, con otros contenidos, porque, como concluye el propio Bauman, “Aun debemos aprender el arte de vivir en un mundo sobresaturado de información. Y también debemos aprender el aún más difícil arte de preparar a las próximas generaciones para vivir en semejante mundo”.

La agenda ineludible para el próximo sexenio

Con las diferencias de modos personales, programas ideológicos y prioridades momentáneas, la agenda de la educación en México está delineada para el futuro inmediato. Repaso las tareas que observo.

Primera. El derecho a la educación debe dejar de ser un adorno discursivo, para convertirse en práctica generalizada. Los millones de ninis y las cifras de analfabetismo, rezago, deserción y expulsión de la escuela son elocuentes: no estudian todos los que debieran, no todos los que estudian terminan y la enseñanza para los afortunados no siempre es de calidad. Cumplir el derecho a la educación es la primera de todas las obligaciones.

Leer más…

La agenda educativa: ¿nueva época?

La agenda pública está preñada de asuntos potencialmente capaces de modificar el panorama educativo nacional. Las decisiones recientes de los actores políticos integran ya un considerable volumen de temas dignos de máxima atención. Destacan, el decreto que hace obligatorio el bachillerato; aunque está acordado tiempo atrás, en la mesa están puestas, sin definiciones estructurales, las implicaciones que la medida tiene y tendrá en los próximos años en aspectos como el financiero o el reclutamiento y capacitación de los profesores que harán frente a la demanda esperable.

Un segundo tema es el de la evaluación universal de los docentes de educación básica. Candente e irresuelto aún, será parte de las negociaciones próximas entre el SNTE y la SEP, de cara a la revisión salarial. El pronóstico es reservado, pues en el ejercicio de fuerzas de los protagonistas llevarán el caso hasta las más altas esferas del poder político, en un escenario atravesado por las elecciones presidenciales.

Leer más…