Blog

Entradas con las etiquetas ‘FEC’

Flaquezas de nuestra democracia

El conflicto en la Federación de Estudiantes Colimenses evidenció dos de los rasgos menos edificantes de nuestras sociedades. Por un lado, el poco respeto o, incluso, el desprecio a los jóvenes por considerarlos dependientes, inmaduros y manipulables. Como si ser joven fuera un mal que sólo alivia el paso de los años. No. La juventud no es depositaria de todos los males de la sociedad. Personas inmaduras, irresponsables, manipulables o flojas existen a los 30, 40 o 50 años.

Bajo ese concepto despectivo se descalifica lo que son capaces de hacer, pensar o expresar quienes atraviesan esa etapa vital que coincide, en un segmento social privilegiado, con la enseñanza universitaria.

El segundo defecto es la intolerancia, que expresa la incapacidad para entender que el mundo es hoy más heterogéneo, que no hay verdades absolutas, ni amos y súbditos. El intolerante niega la dignidad a las otras y otros que visten de otra forma o piensan diferente.

La intolerancia, como el menosprecio, ven a sus contrincantes como sujetos sin inteligencia y con escasa calidad moral. Para el intolerante sólo hay un ciudadano de primera: él. El problema es de raíz profunda y difícil de erradicar; requiere un esfuerzo de la escuela además de otras instituciones sociales, como la familia, el Estado y los medios.

Percibir a los jóvenes como una suerte de discapacitados sociales y descalificar a quienes piensan distinto son, entre otros, obstáculos que debemos salvar para que nuestra democracia se convierta en una forma de vida y no sólo en una coartada electoral.

Fuente: Ángel Guardián