Blog

Entradas con las etiquetas ‘Sistema educativo nacional’

El estado de la educación en México. 1ª parte

Este martes la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) presentó a las comisiones de educación del senado y cámara de diputados el informe anual que exige su mandato. Le titularon: “La educación obligatoria en México. Informe 2016”. El documento está disponible en formato electrónico para los interesados. Su lectura tendría que ser materia obligada para quienes nos dedicamos al campo educativo.

Los siete capítulos del reporte examinan temas centrales en el presente y perspectivas. Abordarlos es imposible en este espacio; comienzo hoy, sucintamente, y termino la siguiente semana.

El capítulo inicial se centra en el derecho a la educación, asunto de primera importancia al que el INEE dedicó los informes de 2009 y 2014. Aunque se reconocen los esfuerzos, el rezago se profundiza con el ascenso en la pirámide escolar. La cobertura en preescolar es de 71.9 por ciento del grupo de edad correspondiente, de 98.6 en primaria, 87.6 en secundaria y 57 en media superior. Las diferencias entre entidades federativas son inocultables y el problema se agudiza entre los sectores poblaciones más vulnerables. La conclusión es palmaria: combatir el rezago es tarea inaplazable en una sociedad democrática.

El capítulo 2 revisa las condiciones para el aprendizaje y la enseñanza en escuela primaria. En las conclusiones se afirma: el sistema educativo opera de manera insuficiente y desigual; y las escuelas con mayores carencias atienden a las poblaciones con más fragilidad socioeconómica y cultural.

Leer más…

Desafíos de la obligatoriedad del bachillerato (2a parte)

¿Es posible que el Sistema Nacional de Bachillerato y las políticas de la Reforma Integral de la Educación Media Superior permitan alcanzar el objetivo de universalización en el ciclo 2021-2022? Si no se cumple, ¿qué sucederá?

Los problemas estructurales irresueltos hoy condenan a que millones y millones de niños y jóvenes no escapen de la maldición de “La triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada”, es decir, a pagar una condena por delitos no cometidos: la exclusión del derecho a la educación.

A ese grave problema agregaría otros desafíos pendientes en la promesa de extender la obligatoriedad del bachillerato.

Primero, construir proyectos educativos para sujetos diferentes, cuyas condiciones muchas veces ni siquiera conocemos. Estudiantes que trabajan, que tienen hijos, con deficiencias formativas detectadas por los propios instrumentos de medición oficiales y que no suelen atenderse ni en el currículum ni en las políticas educativas.

En dicho proyecto debe instalarse la colegialidad, los equipos, las academias de maestros para reflexionar y tomar decisiones sobre aspectos cruciales de su labor: el aprendizaje, las formas de enseñanza, la relevancia de los contenidos, la disciplina, el desarrollo de la autonomía, entre muchos. ¿Cómo hacerlo sin profesores de tiempo completo que puedan comprometerse?

Leer más…

¿POR QUÉ SE RECHAZA LA REFORMA EDUCATIVA?

Después de una pausa voluntaria en la colaboración para El Comentario, hoy reanudo mi participación semanal. Como antes, me propongo abordar principalmente temas educativos, aunque ellos se entrelazan con lo social y será imposible no penetrar en otros ámbitos, ligados siempre al sistema escolar, o tejidos con una perspectiva pedagógica.

El tema de hoy es la reforma educativa. Tema de temas para quienes laboramos en el mundo de las escuelas, de implicaciones directas o indirectas, insoslayables aun para las universidades. Mi reflexión parte de una pregunta ¿por qué la resistencia a la reforma educativa?

Las reformas educativas no se consuman cuando los congresos parlamentarios aprueban las medidas que, a partir de ese momento, reconfigurarán formalmente un sistema escolar. Tampoco se consagran cuando el supremo tribunal de justicia aprueba la constitucionalidad de las medidas. Son pasos necesarios, imperativos tal vez, pero apostar la victoria de una reforma a la fuerza de los dictados legales exhibe la incomprensión de sus promotores.

Leer más…

ELECCIONES Y EDUCACIÓN

¿Cuáles son los criterios que orientan las decisiones del voto en los mexicanos? ¿Cómo razonan su elección? ¿A quién votan?

Voy a aportar algunos elementos para la respuesta, a partir del repaso de lugares comunes en materia pedagógica.

El sistema educativo nacional es enorme. Lo componen 35 millones de estudiantes, desde preescolar hasta la universidad. Es más grande que casi todos los países de América Latina. Ello habla de una inversión cuantiosa de recursos (de todos tipos) a lo largo de varias décadas. Cuantiosa e insuficiente, adviértase.

De acuerdo con las estimaciones que pronto confirmará el conteo de población y vivienda, nos acercamos a los 125 millones de habitantes. Los 35 millones de estudiantes representan una cifra más que considerable, pero su peso proporcional con respecto a la población global debería ser todavía mayor: si sumamos los niños de entre 3 y 5 años que hoy no asisten a preescolar, los millones de excluidos de la enseñanza básica, más los millones de jóvenes que el sistema educativo abandonó en la carrera escolar, la población podría superar los 50 millones.

Leer más…

¿CIUDADANOS O SÚBDITOS?

Simpática me pareció la ceremonia en que la Secretaría de Educación Pública hoy celebró los avances de la reforma educativa. ¡Hasta una exposición montaron!

Este espíritu nacional sí que es singular (aquí significa festivo y optimista).

No sé qué pensar. O tal vez sí lo sé, pero no estoy seguro de decirlo tal como lo pienso. No quiero ofender buenas conciencias pedagógicas.

Leer más…