Blog

Entradas con las etiquetas ‘SNTE’

El SNTE y los padres de familia

Hace un par de semanas recibí de la Sección VI un paquete de libros publicados por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Poco antes había tenido oportunidad de hojearlos en reunión con el director de la Universidad Pedagógica Nacional en la Unidad 061; ahora empiezo a leerlos con tranquilidad.

La colección está dirigida a padres de familia y maestros. Se llama, justamente, Escuela de padres. La componen 13 títulos, algunos, abordados ya con cierta profusión, por analizar temas vigentes, como el bullying y acoso escolar, el problema de las drogas o las nuevas tecnologías, pero otros, novedosos, por lo menos desde el ámbito de la escuela que conozco, entre ellos, niños y abuelos, cómo tratar los celos entre hermanos o el divorcio de los padres.

El formato es accesible porque están concebidos como guías pedagógicas, con textos en lenguaje accesible, espaciados adecuadamente, ilustrados y con casos prácticos.

No soy experto en los temas que comprende la colección, así que me abstengo de juzgar la calidad informativa o la pertinencia de los consejos o recomendaciones, además, no los leí todos aún, sin embargo, es un esfuerzo encomiable por varias razones: visibiliza problemas o ámbitos potencialmente conflictivos que parecen zonas privadas, pero pueden obstaculizar la vida social o complejizarla, como la autoestima o la separación de los padres; por otro lado, constituyen la afirmación abierta de que la educación es una tarea social que trasciende la escuela o no puede reducirse a lo que sucede en horarios escolares y delimita el currículum, que deben formarse alianzas con límites y responsabilidades precisas entre la casa y los maestros; que reconoce las posibles carencias de paterfamilias y maestros en el tratamiento de conflictos o asuntos para los cuales no siempre alcanza la buena voluntad.

Leer más…

Aclaración no pedida

En mi columna semanal de hoy, Diario de Educación, publicada en El Comentario y AFmedios, así como en mi página web, abordé el asunto de los servicios médicos de los maestros de la Sección 39 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Ese fue el pretexto, pero el fondo era la profesión docente y su dignidad.

A juzgar por un comentario, no fui claro y algunas ideas se prestaron a interpretaciones que propició mi incapacidad de comunicar de manera precisa lo que quería y me animó a escribir del tema. Por la tarde me preguntaron al respecto, y quiero puntualizar varias cosas.

a) El artículo no constituye una crítica a la Sección 39, a sus líderes o agremiados.

b) Tampoco sostengo que los maestros en cuestión sean de primera (o de segunda o tercera). Esa calificación no la puse yo, sino la declaración que retomé y pongo en tela de juicio.

c) Mi crítica fundamental es la ignorancia de la condición de miles de maestros en México: precaria, sin prestaciones, sin plazas, sin aguinaldo, sin estabilidad, sin desarrollo profesional adecuado.

d) Mi deseo es que el nuevo gobierno federal sea capaz de construir un entramado legal y estratégico para lograr que en 6 años, por fijar un plazo, no haya maestros laborando en situaciones que lastimen la dignidad humana y ofendan un ejercicio tan valioso para la sociedad como el que prestan cada mañana y cada tarde los maestros.

e) Defiendo la profesión docente y el derecho a una buena salud, para todos, más en un oficio súper desgastante física y emocionalmente.

EL DÍA DESPUÉS DE ELBA ESTHER

Si Elba Esther Gordillo fuera todo el problema de la educación, su detención significaría un gran paso para resolverlo. No, no lo veo tan simple. Era un paso necesario, sí, si se confirman en los tribunales las tropelías en el poderoso sindicato magisterial. Políticamente la jugada puede resultar exitosa, pero que la reforma educativa se inauguré con la detención de la principal opositora, no parece el mejor estreno y acompañará, para bien y para mal, la historia de la reforma.

Es indudable, la señora Gordillo tiene su responsabilidad en los asuntos educativos, pero con ella en la cárcel no desaparecen los malos maestros o los pésimos directores, ni va a solucionarse uno solo de los problemas pedagógicos en los salones de clases de cada escuela pública mexicana.

Leer más…