Blog

Entradas con las etiquetas ‘José Narro’

La universidad, conciencia crítica

El discurso del rector de la UNAM en la apertura del segundo encuentro de rectores del grupo Universia mereció, en muchos medios periodísticos nacionales y extranjeros, menciones destacadas. No fue una oportunidad más de expresar la opinión de otros mexicanos y latinoamericanos: a pocos metros de donde leía su mensaje lo escuchaba el presidente de la República, destinatario de una exigencia respetuosa pero enérgica, igual que otros presidentes que comparten la misma visión sobre la educación, su contribución a las sociedades y la inversión que deben hacer los gobiernos.

El mensaje de crítica y esperanza de José Narro me llevó a releer partes de un libro que tengo por excepcional, como su autor: “De la perplejidad a la utopía”, escrito en capítulos independientes por Carlos de la Isla. Allí reencontré páginas provocadoras y sugerentes. De una de ellas tomé el título para esta colaboración.

De Carlos de la Isla, de su proclama de la universidad como conciencia crítica se pueden desprender múltiples lecciones. Ahora me interesa destacar la obligación de ser participantes de su tiempo, de nuestro tiempo, entre otras vías, mediante la reflexión, especialmente en momentos en que las sociedades son víctimas de sus propios demonios, encarnados en la violencia, el crimen, la impunidad, la corrupción, la ambición, todos ellos humanos y nada más habituales en nuestra especie.

Frente a ese mare magnum de circunstancias difíciles, las instituciones sociales, la escuela en primer término, tienen que dar una batalla ardua pero necesaria: educar a los ciudadanos en las virtudes que nos hagan construir tejidos sociales donde se reinstalen la convivencia, el respeto a la diversidad y la búsqueda de la felicidad para todos.

En esa búsqueda las universidades tienen una enorme tarea, y de ella deben derivarse, entre muchos beneficios, las ideas, las preguntas y las respuestas provisionales, siempre necesarias y siempre urgentes para encontrar la brújula que reoriente el camino. En las universidades no están todas las respuestas, ni deben estarlo, pero sí está la obligación de pensar todas las preguntas.

Afortunadas coincidencias

Tengo por costumbre primitiva, desde hace algunos años, escribir mis colaboraciones periodísticas a mano, en la primera hoja que encuentro disponible. Luego, mientras la tecleó en la computadora tengo la oportunidad de revisarla y corregirla, o como también sucede, desecharla. Esta vez, mientras me disponía a escribir la colaboración de turno, leí en “El país” un artículo que llamó mi atención, por su autoría y por el título: “La ciencia y la universidad reivindican el pensamiento crítico”, escrito en coautoría por Federico Mayor Zaragoza, doctorado honoris causa por la Universidad de Colima y ex director general de la UNESCO.

En su carta los autores se adhieren a un manifiesto firmado en España por más de 900 universitarios y científicos de 45 universidades públicas españolas en defensa, precisamente, del pensamiento crítico. El texto merece una glosa aparte, y por la extensión disponible sólo compartiré un párrafo muy ilustrativo: “Creemos que ha llegado el momento de manifestar en público el malestar latente y de hacer frente al miedo ante la situación que se está creando en el país. Tenemos suficientes razones para pensar así. Entendemos que la generación de conocimiento y la capacidad de crítica son misiones sustanciales de la universidad y son también parte del espíritu científico cuando éste se quiere a la vez cívico y ciudadano. Reivindicamos, pues, el pensamiento crítico. Y pensamos que reivindicar aquí y ahora el pensamiento crítico, como científicos y como intelectuales, incluye asumir la responsabilidad de nuestro trabajo, responsabilidad que ha de ser tanto mayor cuanto más se goza de ese privilegio que es contribuir a la producción y generación de conocimiento. No sólo eso: creemos que el tiempo del silencio ha concluido. Que las comunidades científicas, artísticas y académicas deben impulsar la movilización democrática para la gran transición de súbditos resignados a ciudadanos plenos y participativos.”

Fuente: Periódico El Comentario

Presupuesto y comprensión

Al segundo encuentro de rectores organizado en Guadalajara por Universia acudieron casi mil titulares de universidades de 23 países iberoamericanos, bajo el lema “Por un espacio iberoamericano del conocimiento socialmente responsable”. La ceremonia inaugural fue un marco espléndido para escuchar distintos discursos que, como cabía esperar, pusieron el acento en la educación y disertaron sobre su preeminencia en la construcción de un porvenir más venturoso. Si la suerte de las escuelas y la formación de los estudiantes dependieran de los discursos, nuestros sistemas educativos serían orgullo legítimo, pero estamos un poco lejos, es decir, los discursos no son suficientes.

Universia es una iniciativa creada en el año 2000 por un conjunto de universidades españolas, la Conferencia española de rectores y el mecenazgo del grupo Santander. Sus números a lo largo de una década revelan una creciente presencia e inestimables beneficios para las instituciones educativas, los países y sobre todo para muchísimos estudiantes que han encontrado becas o empleos a través de sus portales, un logro que no se puede escatimar al grupo Santander.

En la apertura del encuentro, inaugurado por Felipe Calderón, estuvieron a cargo de los discursos el gobernador de Jalisco, el rector de la UNAM, el secretario de Educación Pública y el presidente de Universia y de grupo Santander, Emilio Botín. Dos discursos me parecieron sobresalientes, por distintos motivos: los de Emilio Botín y José Narro Robles. Ninguno me gustó más que el del rector de la UNAM, quien habló de los desafíos de las sociedades y de la educación en nuestra región, así como de la esperanza en que es posible, dijo, hacerlo mejor. Afirmó contundente: no le demos la razón a quienes piensan que el futuro ya no tiene porvenir.

Con la autoridad moral de conducir la máxima casa de estudios nacional, una de las más importantes en el continente, con su sapiencia y valentía, leyó un discurso ad hoc, breve, preciso, sin desperdicio. Dos escenas retratan la personalidad del rector Narro: sus últimas palabras, cuando recordó el lema de la UNAM (“Por mi raza hablará el espíritu”), para dejar en claro que es la raza, o las razas, las que tienen que encontrar en las universidades un sitio para su formación; sin todas las razas en la universidad no hay desarrollo justo. La otra fue una alusión para no perder de vista que los discursos son congruentes con los hechos o no tienen valor. Dijo, y hay que repetirlo: presupuesto y comprensión para la educación superior pública es lo que, respetuosamente, exigimos. Presupuesto, comprensión, exigencia, claro y simple.

Fuente: Periódico El Comentario