Blog

Entradas con las etiquetas ‘Pablo Latapí’

VISIONES DE LA UNIVERSIDAD

En las últimas semanas he escrito algunas páginas que recogen trozos de opiniones vertidas por destacados hombres. Hoy en mi artículo semanal aparecieron Pablo Latapí y Carlos de la Isla; hace algunas semanas, José Saramago.

En próxima colaboración periodística que hoy terminé de escribir, daré cabida al pensamiento de Eduardo Rinesi, un interesante sociólogo y filósofo argentino que hasta hace poco tiempo era rector de la Universidad Nacional de General Sarmiento, ubicada en el Gran Buenos Aires.

Después tengo en fila a un rector portugués, António Nóvoa, de la Universidad de Lisboa, y el análisis de la universidad hecho en el documento que simboliza el Movimiento Universitario de Córdoba (Argentina, 1918), llamado Manifiesto Liminar.

La universidad, como institución social y de cultura, es tema central en mis reflexiones. Aunque borde por diversos campos, como la didáctica, la evaluación, la formación docente o el derecho a la educación, inevitablemente abrevo en el mundo universitario.

La universidad es mi ámbito laboral, pero también escenario para ensayar ideas. Así ha sido, es y será en el porvenir.

PABLO LATAPÍ Y LA UNIVERSIDAD

Mañana la Universidad de Colima, mi casa como estudiante y profesor, cumple 75 años de existencia. La ocasión convoca reflexión. Lo haré en esta página y otras, pues estoy convencido que el pensamiento, la palabra, la deliberación son las vías más congruentes para honrar las casas de la cultura superior.

Las posibilidades analíticas que ofrece el tema son infinitas. Paseando por mi escritorio encontré un discurso memorable que leyó en 2007 Pablo Latapí Sarre, fundador de la investigación educativa en México, cuando recibió el doctorado honoris causa por la Universidad Autónoma Metropolitana. Como don Pablo es también doctor honoris causa por la Universidad de Colima, quiero dejarles estos párrafos lúcidos y provocadores sobre el sentido de las universidades en momentos de turbulencias financieras, desazones políticas e incertidumbres sociales.

Hago propias las ideas del ilustre mexicano que hizo de nuestra alma mater, por un tiempo, su casa.

Leer más…

DIVAGACIONES CON MANDELA (EN CLAVE DE TWITTER)

 

9788466312929Leyendo cierta prensa de mi país en estos días recordé a Nelson Mandela cuando dijo: la prensa es el reflejo oscuro de la realidad.

A pesar de su concepto sobre la prensa, Mandela insistía: pero debemos leerla, para saber cómo piensan quienes nos dominan o lo pretenden.

La idea del líder sudafricano camina a contracorriente de quienes prefieren abstenerse de leer la prensa que no comparta sus convicciones.

Es parte de una cultura política intolerante y cerrada al diálogo, donde sólo se lee o escucha a quienes piensan igual.

Es el caso de los políticos o gobernantes que ensalzan la crítica y la libertad de expresión: siempre y cuando no sean ellos el blanco.

¡Qué distinto al pensamiento de Pablo Latapí: el que no piensa como yo me ayuda!

Claro: Latapí era un educador, y los políticos… pues eso.

La lección de Mandela es una invitación al estudio, al esfuerzo permanente: para derrotar al adversario hay que conocerlo en sus entrañas.

Paulo Freire nos recordó magistralmente que la educación tiene una naturaleza política, y que hay preguntas obligadas.

Freire invitaba a preguntarnos: por qué se educa, para qué, a quiénes se educa, cómo, pero también, contra quiénes se educa.

Me recuerda a Savater cuando dice: nos educamos siempre, el problema es que los malos lleguen primero que los buenos.

Por cierto, encuentro semejanzas entre el pensamiento y el lenguaje de Mandela y Freire.

Para Mandela seguía vigente el lenguaje proscrito de “oprimidos” y “opresores”, que Freire analiza en “Pedagogía del oprimido”.

 Por ahora, parece que los malos van ganando, pero la otra lección de Mandela es esperanzadora: también puede ganar la dignidad.