Cuaderno

Fin de semana con luto

Posted by Juan Carlos Y√°√Īez Velazco

Mi fin de semana estuvo atravesado por noticias fatales. Y aunque no quisiera, rondaron como mosca encerrada en botella.

Unas muertes cercanas y otras ajenas me consternaron. El macabro conteo de ejecuciones en Manzanillo sacude y suma pesar. Cifras de ese tama√Īo provocan burlonamente a la indiferencia. Nos estamos acostumbrando, peligrosamente, a leer o enterarnos de uno o dos ejecutados a diario en la entidad, y solo cuando la cifra adquiere dimensiones terribles la herida punzante reaviva.

Para ser sincero, las muertes que me sacudieron con dolor fueron de gente conocida, cercana. Cuando supe me entristec√≠ por ellos, por el recuerdo amistoso y la familia de ambos, hombres los dos, en edades opuestas, uno sobre los 20 a√Īos, el otro, en la madurez; uno en Villa de √Ālvarez, otro en Morelia.

Valente se llamaba el chico. Lo conoc√≠ hace 15 a√Īos, cuando era un chiquillo, a la llegada a mi antigua colonia. Viv√≠a en la esquina y durante un tiempo me ayudaban gustosos, √©l y otros, a barrer la calle o recoger las hojas de los √°rboles por unos pesos. Nunca convers√© con √©l m√°s all√° de saludos amistosos, pero la relaci√≥n se mantuvo con el paso del tiempo. Hace unos d√≠as me contaron que hab√≠a fallecido y la circunstancia, pero el enorme mo√Īo en la puerta de su casa, el s√°bado que pas√© por all√≠, me taladr√≥ la tranquilidad.

A Vicente S√°nchez Dom√≠nguez lo conoc√≠ a principios de los a√Īos 90 en la Facultad de Filosof√≠a y Letras de la UNAM. Profesor de matem√°ticas en el bachillerato de la Universidad Michoacana de San Nicol√°s de Hidalgo, cursaba la maestr√≠a en ense√Īanza superior; yo, la maestr√≠a en pedagog√≠a, pero coincid√≠amos en varios seminarios y trabamos una relaci√≥n estrecha. Sol√≠amos comer juntos una vez por semana al finalizar las clases.

Siendo director de la Facultad de Pedagog√≠a en la Universidad de Colima, lo invit√© para ser profesor visitante del posgrado. Serio y riguroso en su formaci√≥n, dej√≥ buenas cuentas entre nosotros. Me separ√© de la direcci√≥n y poco supe de √©l despu√©s. Hace unos meses lo busqu√© a trav√©s de un amigo com√ļn; no pudo decirme nada, hasta ahora en que comparti√≥ la triste noticia por Facebook.

El aluvi√≥n de muertos entristeci√≥ el fin de semana. No s√© si el paso de los a√Īos me vuelve sensible, o es la inevitabilidad de imaginar que un d√≠a, en Argentina, Espa√Īa, en Guadalajara o Ciudad de M√©xico, un amigo se enterar√° por Facebook que el autor de este blog coloc√≥ su definitivo punto final.

Related Post

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.