La expulsión de la confianza

En su análisis sobre la educación superior en países desarrollados (europeos y Estados Unidos), uno de los prominentes expertos en el tema, Guy Neave, propuso la tesis de que buena parte de la actual relación entre los estados y las universidades está alimentada por la desconfianza. Para ser precisos, la desconfianza que sobre las universidades tienen los gobiernos, lo que explicaría el hecho de que ninguna otra institución pública (y privada) sea objeto de tantos controles y auditorías como las universidades.

El discurso que apareció para disfrazar el hecho esencial es el de la rendición de cuentas, una magnífica coartada, necesaria en toda sociedad democrática y contra la cual, en apariencia, no se podría estar en contra, pero que no se aplica de la misma forma (o siquiera cercana) para todas las instituciones, empezando por el propio aparato gubernamental.

A diez años de que Neave afirmara públicamente sus tesis, las políticas públicas han dejado mayores efectos en la reconfiguración de los sistemas de educación superior, y la confianza se fue fugando paulatina pero incesantemente. Los gobiernos, el de México, verbigracia, declara grandilocuente que la educación es una pieza cardinal en la construcción del país, pero en los hechos, el régimen panista, de Fox a Calderón, ostenta el poco edificante record de que año tras año, durante casi una década, ha presentado un presupuesto de egresos para educación superior menor que el año anterior, lo que por fortuna ha sido revertido en la Cámara de Diputados.

Si una relación con ese signo es perjudicial para la educación, hay un daño igual o más grave: la desconfianza también se introdujo en las instituciones educativas, presas de la misma desconfianza con sus propios protagonistas. Una senda mortal para edificar las instituciones, que requieren condiciones distintas, complicidades bien entendidas, solidaridad, acompañamiento y auténtico trabajo colegiado, con el rigor y disciplina debido.

Es la desconfianza la que ha arrastrado a que los programas de estímulos, por ejemplo, se vayan convirtiendo en una carrera para evitar todos los subterfugios y engaños, ponderando la productividad por la productividad, sin atender al impacto real en las funciones sustantivas y al cumplimiento de sus objetivos: mejorar la docencia y la investigación mediante el estímulo económico a los profesores.

El rumbo no parece conducir a buen puerto. En la desconfianza todos son sospechosos, todos pueden ser vigías; además, se desdibuja el rasgo que define a la educación: un acto humano, de humanización, de raigambre social y política inocultable. ¿Seremos capaces de dar una vuelta de timón y reorientar el sistema y a las universidades? La tarea no es fácil, pero sí necesaria. Si no somos capaces, las aves de mal agüero o los mercaderes pronto podrían escoger el mejor epitafio.

Fuente: Periódico El Comentario

Deja tu comentario