Blog

LA EVALUACIÓN A LAS UNIVERSIDADES TORCIÓ EL CAMINO

En el documento que la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) entregó a los candidatos presidenciales en 2012, advertía problemas severos en la estructura de la enseñanza superior y de las instituciones de ese tipo educativo. Con cautela, denunciaba el agotamiento de políticas y estrategias que la habían orientada.

La semana pasada Enrique Fernández Fassnacht, secretario general de la ANUIES, en la reunión del Consejo de Universidades Particulares e Instituciones Afines criticó las fórmulas usadas para la evaluación a las universidades. Según la nota publicada en “El Universal” (30 de junio), expuso que esa evaluación tiene un “perfil burocrático” que asegura ciertas condiciones pero no la calidad, y pervirtió el sentido de la función evaluativa. Literalmente habría dicho: “se ha visto como un medio para obtener recursos y no como un medio para mejorar”. Los riesgos de un sistema “obsoleto” (como lo calificó frente al propio subsecretario de Educación Superior) son la simulación y la reproducción de las inequidades.

Leer más…

LA PEDAGOGÍA DE DISNEY

Leportada-universidad-disneyo con interés el libro “Universidad Disney”, de Doug Lipp, participante en la creación de la primera versión internacional de la universidad fundada por la compañía más global en el mundo del entretenimiento. El subtítulo promete explicaciones y afirma con presunción la filosofía de Disney en la materia: “Cómo la estrategia laboral y empresarial de Disney forma a los empleados más leales y competentes del mundo”.

Con discrepancias filosóficas e ideológicas, comparto algunas de la ideas que revela Lipp sobre los “secretos” del éxito de los parques y la Universidad Disney. Por ejemplo, la convicción de que una clave es ligar la ciencia y el arte: un buen producto (la ciencia) con un buen servicio y una actitud impecable (arte) basada en la capacitación del personal y un óptimo ambiente laboral. Eso aplica sin duda para maestros en un salón de clases y para directivos en la gestión de su escuela.

Pienso también que algunos de los hábitos o estrategias que seguían Disney y sus principales colaboradores son indispensables en las escuelas, como las caminatas que cotidianamente daba Walt Disney por su parque, deambulando entre el gentío, escuchándolos y, en algunos momentos, sentándose a conversar con sus empleados.s para pedirles sugerencias de mejora. Uno de sus principales colaboradores, Van France, introdujo una variante: salía a pasear por el parque con una cámara fotográfica y pasaba su ronda tomando fotos a los asistentes y al personal, para analizarlos después cuando escribía sus anotaciones en la oficina. No se trataba de vigilar, explican, sino del respeto y el compromiso que tenían para satisfacer a la gente que viajaba horas por avión o en auto, con sus hijos ilusionados por conocer a Blanca Nieves, Mickey Mouse o cualesquiera de los personajes.

Cuánto ganaría un centro escolar si sus directores, en lugar de encerrarse en sus más o menos cómodas oficinas, pasaran el tiempo más vital (cuando los estudiantes y profesores aprenden y enseñan) entre aulas y pasillas, observando y conversando; o durante los recesos en los jardines, acudiendo a los baños, o usando los mismos comedores que los estudiantes. Mucho, no tengo duda, mucho ganarían las escuelas con la necesaria comprensión de la naturaleza y complejidad de la vida escolar, reconociendo lo bien hecho y buscando lo que deba cambiarse, poniéndose en el lugar de los otros y alejándose a la vez, para comprender cabalmente y tomar buenas decisiones.

ECOS DEL MUNDIAL

brasil2014El fútbol es más que un deporte. Desde hace tiempo su dimensión económica y el alcance que representa superó la imaginación de los organizadores de la primera copa mundial en 1930. Los escándalos que rodean a la FIFA, el organismo supranacional que dicta sus leyes a veces por encima de las legislaciones de cada país, no dejan lugar a dudas sobre el poder y el alcance de sus tentáculos. Dichos escándalos, nada nuevos, confirman las acusaciones que en su momento hicieran algunos de los más importantes protagonistas, como Diego Armando Maradona.

El mundial de Brasil, que llega al fin de su primera etapa, admite muchas lecturas. La más estrictamente balompédica deja varias notas curiosas y otras cuantas edificantes. Entre las primeras, por ejemplo, dos hermanos jugando en dos países distintos, uno para Ghana, otro para Alemania; una expresión del nivel de globalización que invade el fútbol, con unos 70 jugadores vistiendo playeras de naciones adoptivas. Más curiosidades: Colombia aporta tres entrenadores para equipos latinos (Ecuador, Costa Rica y Honduras), pero importó para su selección uno de los tres argentinos que dirigen en el torneo.

Entre las segundas, las noticias que inspiran sentimientos y exaltan esfuerzos colectivos, la más impactante es Costa Rica, ubicada en su grupo con tres campeones mundiales, ganando a dos y empatando con el tercero, para la más histórica de sus pocas actuaciones y la alegría del país. Otros casos son aislados y no tienen la misma consistencia heroica, como Irán sosteniendo durante 90 minutos un empate contra la millonaria delantera argentina, sólo roto por un error arbitral que no marcó un penalti a favor de los iraníes, y una genialidad de Lionel Messi cuando se jugaba el excesivo tiempo complementario.

Leer más…

LAS ESCUELAS NORMALES A PRUEBA

En los últimos días el tema de las escuelas normales apareció recurrentemente en mis inquietudes y prioridades profesionales. Primero, la semana anterior conversé al respecto con Alma Maldonado, académica del Departamento de Investigaciones Educativas del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados; compartimos incertidumbres y preguntas, pero ninguna certeza.

El fin de semana me enteré que concluyeron los foros sobre el modelo educativo de las escuelas normales en Baja California Sur, cerrando un ciclo festejado oficialmente por las miles de ponencias y participantes, lo que podría ser ya una ganancia, pero no necesariamente traducirse en un proyecto de futuro consistente. La historia mexicana y en materia educativa están plagadas de eventuales e insustanciales formas de participación estéril. A esa masiva concurrencia sigue el análisis de las 30, 40, 45 mil cuartillas (¡menuda tarea! ¿y quién la hará?) de las ponencias. Luego tendrán el diagnóstico, entre paréntesis, que antes no necesitaron para decretar la reforma educativa.

Las interrogantes sobre la suerte de las normales son innumerables. Dejarlas como están es condenarlas. Reformarlas puede significar su fortalecimiento, pero no está claro el papel que les tocará en el tablero de la reforma educativa. Sí creo que cambiarlas sin consensos, lejos de los profesores, sin un diseño incluyente podría dar fuerza a la hipótesis de que la administración federal pretende su debilitamiento, para liquidar a un sector que se presume muy ligado a las fuerzas más poderosas del SNTE.

Leer más…

EDUCAR EN MOMENTOS DE PERPLEJIDAD

Paulo Freire, el más universal de los educadores que América Latina ofreció al mundo, afirmaba que la reflexión sobre la práctica es una condición vital para el desarrollo de la vocación pedagógica. No tengo ninguna duda. En especial, en momentos en que la docencia experimenta problemas; problemas como hubo permanentemente, pero que hoy son muy graves porque el contexto es más hostil para educar. Permítanme una peregrinación por lugares comunes.

Pareciera que la educación perdió el rumbo, como asegura coloquialmente la filósofa española Victoria Camps. Los discursos cacarean que vivimos en la sociedad del conocimiento, pero las señales son inequívocas: en nuestras sociedades vivimos en una sociedad contra el conocimiento, afirma Guillermo Jaim. Y las muestras son abundantes: los medios informativos fustigan a los maestros y a las escuelas públicas por los resultados de los niños en los exámenes internacionales, como si la escuela tuviera el cometido de preparar estudiantes que respondan exámenes de opción múltiple. Además, muchos de esos mismos medios son cómplices de los males y no tienen una propuesta pedagógica edificante. Televisa, por ejemplo, ha disparado y sigue disparando a la cabeza de los maestros, pero con las otras manos sostiene programas como “100 mexicanos dijieron”; o convirtió a un esperpento, como Laura en América, en su estandarte moral y emocional.

Leer más…