Mañana con preparatorianos

Esta mañana pasé por la Prepa Anáhuac para una charla con estudiantes. Puesto a elegir, los jóvenes preparatorianos no son mi público favorito, porque cada vez siento más temores de incapacidd para comunicarme con un grupo social tan distante y distinto cronológica y culturalmente. A la primera invitación no había podido asistir, y la amabilidad de esta segunda no me dejaba resquicio para eludirla, aunque la cantidad de trabajo lo desaconsejara. Allí estuve y como siempre, pasados los instantes iniciales, cuando tengo el micrófono en las manos, no queda más que salir al ruedo.

Mis temores se disiparon con la cara atenta y los ojos curiosos de muchos estudiantes. Probablemente abusé de algunas cifras, para ilustrarles el tamaño y la importancia del sistema educativo, o la desmesura del reto que tenemos en el país para lograr que todos los niños y jóvenes puedan asistir y permanecer en la escuela, en una escuela decorosa y con buenos maestros.

Escucharon y en su momento levantaron las manos para disparar preguntas inquietas, inteligentes. Respondí de la mejor forma posible, pero me traje una: ¿qué podemos hacer los estudiantes frente a esos problemas del derecho a la educación y la calidad de los aprendizajes?

Aprovechar, eso les dije, aprovechen la oportunidad de unos padres preocupados porque tengan buena educación.

Tal vez debí ir más allá, y por eso traigo a colación la pregunta de este chico en la primera fila, Fernando. Llamarles a asumir algún compromiso social más allá del metro cuadrado de la sombra o el confortable cobijo de la familia. No solos, por supuesto, una iniciativa desde la escuela, por ejemplo, para apoyar a niños de escuelas con carencias materiales; para enseñar que la asistencia social va más allá de la despensa, un paquete de libretas o una mochila, que hay otras formas más profundas de empatizar con los semejantes que menos tienen y más requieren.

No lo dije, creo, porque me emocionó la pregunta preocupada genuinamente y celebré que la realidad social no los deje insensibles tan pronto.

Deja tu comentario