Cuaderno

2 de octubre

Posted by Juan Carlos Y√°√Īez Velazco

Cuando hab√≠an pasado 20 a√Īos del Movimiento estudiantil de 1968 cursaba el √ļltimo semestre de la carrera universitaria. Pocos meses antes, con un par de compa√Īeros excepcionales, Arturo Le√≥n Castrej√≥n y Josu√© Reyes Rosas, ideamos una revista en la naciente Facultad de Pedagog√≠a. Con emoci√≥n comenzamos los preparativos, que inclu√≠an la elecci√≥n del nombre, convencer a los futuros colaboradores, a la directora y conseguir medios materiales. Todo confabul√≥ en nuestro favor, o por lo menos as√≠ recuerdo. ‚ÄúPraxis educativa‚ÄĚ fue el t√≠tulo; la directora, Sara Lourdes Cruz Iturribarr√≠a, extraordinaria persona, no solo aprob√≥, apoy√≥ generosamente. Los colaboradores se sumaron entusiastas y con un equipo reducido pero comprometido editamos los dos n√ļmeros iniciales. Para el primero, orgullosos, organizamos una presentaci√≥n oficial y todo fue aplausos y regocijo. Seguimos adelante unos meses, pero la inminente partida precipit√≥ el deceso de ‚ÄúPraxis‚ÄĚ, a quien don Arturo Mart√≠nez, intendente en la Facultad e impresor en la revista, cambi√≥ de nombre por ‚ÄúTragedia educativa‚ÄĚ, con ir√≥nica buena leche.

En el n√ļmero 2, dedicado al Movimiento, escrib√≠ el primer art√≠culo (sic) que publiqu√© en mi vida. ‚ÄúMemor√°ndum. A veinte a√Īos‚ÄĚ, se llam√≥. Entonces ten√≠a los ojos quemados de impotencia y rabia luego de leer todo lo que encontr√©. Aquel textito, que no releo ahora para no apenarme, era sincero y cr√≠tico. Varios a√Īos pas√© dedicado al tema, enfrascado en tomar notas, preparar fichas, participar en alguna mesa p√ļblica, hasta que me agot√©; el escepticismo y la dureza de los tiempos posteriores me fueron rebanando aquel optimismo un poco desmesurado.

Una mini interrogante se me clav√≥ en alg√ļn momento, y no tuve respuesta: 2 de octubre no se olvida, ¬Ņy luego? Enterr√© mis archivos en alg√ļn caj√≥n y los libros sobre la historia infausta se empolvaron. Mirar al pasado es necesario, a condici√≥n de que no nos convierta en estatuas de sal.

El pa√≠s cambi√≥ en estas d√©cadas, para bien y para mal. Somos m√°s solidarios en algunos momentos, ¬°qu√© duda cabe despu√©s de los temblores!; pero no dejamos de ser c√≠nicos, ni de estar dominados por la corrupci√≥n y la impunidad, por la mentira y la delincuencia oficial. Si entonces gobernaba una pandilla de pillos, hoy la lista de gobernantes acusados de m√ļltiples delitos no es menor. Vivimos tiempos de transparencia discursiva, burocracia incluida, que confirman que seguimos teniendo gobiernos oscuros.

Cambiamos, sin duda, pero seguimos teniendo hambre, pobreza e inequidades monstruosas. Seguimos con ciudadanos de primera, de segunda y millones de excluidos de casi todo.

Ojalá el 2 de octubre se olvidará como culto a la resignación, la ira o el dolor y avanzáramos hacia a un país renacido, más democrático en serio, más justo en la realidad y menos cínico, con ciudadanos sin categorías. Ojalá.

 

 

Related Post

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.