El reino de lo absurdo

A veces he pensado que no es desmesurado calificar al aparato escolar como el reino de lo absurdo. Pese a funciones y objetivos claros, definidos con relativa precisión, en su interior, algunos de quienes allí habitan temporalmente eluden sus responsabilidades. Así, los profesores, muchos profesores, no enseñan lo que oficialmente deben, y los alumnos, muchos alumnos, evitan a toda costa ser “enseñados”.

En realidad, la situación no es tan simple de describir pero es de larga data porque se afianza en factores estructurales. A guisa de ejemplo, el médico francés François Rabelais en el siglo XVI elabora una feroz crítica de la escuela de la época en “Gargantúa y Pantagruel”, mientras que Juan Amos Comenio, en la segunda década del siglo XVII, en una de las grandes obras de la pedagogía, “Didáctica magna”, afirma en el título del capítulo XI: “Hasta ahora hemos carecido de escuelas que respondan perfectamente a su fin”.

Hoy podríamos repetir muchas de aquellas despiadadas críticas, de pasmosa actualidad. Son múltiples los graves efectos del problema, entre otros, dejar de mirar la esencia de la escuela, su razón de ser, y pervertirla. Eso, advierto con preocupación, está ocurriendo con ingrata frecuencia en el escenario de la escuela, y la asemeja a un reino de lo absurdo.

Tengo dos anécdotas elocuentes que contar, a propósito del hilo. Dolorosas pero necesarias para afirmar lo que es y lo que no es, a mi juicio, la universidad.

Por un lado, la protesta de un profesor porque en su bachillerato se abrirían grupos en otro turno, dado que la capacidad del plantel estaba rebasada. Él, como varios maestros, no podrían trabajar en los nuevos grupos pues ya laboraban en otra institución. El profesor, indignado, pretendió increparnos sin ningún rubor; palabras más palabras menos, habría dicho: “y si no nos van a dar las clases a nosotros, ¿para qué abren más grupos?”. Yo no daba crédito: el maestro creía que las escuelas tienen como propósito dar empleo. ¿Es necesario asegurar que es un gravísimo error, como confundir fines y medios? ¿Hace falta reconocer que no es la percepción aislada de un profesor universitario, o hay que decir que está arraigada en prácticas clientelares?

La segunda anécdota es otro reclamo, más elegante pero igualmente revelador de un extraño e interesado sentido común que debemos combatir sin contemplaciones; dijo la doctora: “necesitamos crear un doctorado, porque los investigadores del SNI –sistema nacional de investigadores- debemos tener tesistas”. O sea, en esa visión, se crean doctorados para tener alumnos en asesorías y beneficiar a los investigadores, no porque importe o sea relevante el programa. Eso, disculparán, no es la universidad.

Fuente: Periódico El Comentario

Deja tu comentario