Blog

BALANCE SEXENAL

La mitad del sexenio nos encontró lejos del promisorio comienzo. De aquel prometedor arranque, sellado con el Pacto por México que acordó la jerarquía política, quedan recuerdos y malas cuentas. Las expectativas han sido destrozadas por la realidad. El escenario es un páramo, y en algunos rubros, semeja a un territorio luego de la devastación del tsunami.

Los saldos son desalentadores. La violencia no cesa. Los muertos siguen sumándose a diario. El escape del Chapo expuso la profundidad del túnel de la corrupción y la incompetencia. La batalla contra el crimen organizado, a juicio de expertos, ni siquiera está bien enfocada: los sostenes económicos siguen incólumes; siendo así, descabezar a una organización solo demuestra la eficacia de la universidad que fabrica nuevos capos.

Seis años de Calderón y tres años de Peña Nieto dejaron más muertos que toda la sangrienta dictadura de Jorge Rafael Videla en la República Argentina. No es para presunciones.

Leer más…

LA UNIVERSIDAD DISNEY

walt-disney-logoDoug Lipp escribió Universidad Disney (México, Aguilar, 2014), a partir de su experiencia en la creación de la primera versión internacional de la universidad fundada por la compañía más global en el mundo del entretenimiento. El subtítulo promete explicaciones y afirma con presunción su filosofía en la materia: “Cómo la estrategia laboral y empresarial de Disney forma a los empleados más leales y competentes del mundo”.

Con discrepancias filosóficas e ideológicas, comparto algunas de la ideas que revela Lipp sobre los “secretos” del éxito de los parques y la Universidad Disney. Por ejemplo, la convicción de que una clave es ligar la ciencia y el arte: un buen producto (la ciencia) con un buen servicio y una actitud impecable (arte) basada en la capacitación del personal y un óptimo ambiente laboral.

Pienso también que algunos de los hábitos o estrategias que seguían Disney y sus principales colaboradores son indispensables en las escuelas, como las caminatas que cotidianamente daba Walt Disney por su parque, deambulando entre el gentío, escuchándolos y, en algunos momentos, sentándose a conversar con sus empleados para pedirles sugerencias.

Leer más…

LA UNIVERSIDAD DE SARAMAGO

SaramagoEl Foro Complutense, autodefinido como un espacio dialéctico de pensamiento y debate a través de conferencias, seminarios y otras actividades de interés cultural, científico y social, albergó el 17 de octubre de 2005, en el Paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid, a José Saramago, portugués universal, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1998.

Aquella memorable sesión fue publicada cinco años más tarde por la misma institución, con el título “Democracia y universidad”. De su contenido escribiré enseguida. Sobran razones para justificarlo, pero obviaré: los conceptos vertidos por el escritor merecen ser revisados con detenimiento, especialmente en un contexto como el nuestro, plagado de complicaciones derivadas de la ausencia de una cultura democrática sólida, no circunscrita a la jornada electoral.

Polémico como nos acostumbró, y no podía ser diferente en un recinto universitario, inició planteando que la educación es tarea improbable en las escuelas, que la educación no es responsabilidad de los profesores, porque no saben y no les corresponde. Que las escuelas y los profesores deben instruir muy bien, que para eso nacieron. Pregunta: ¿a quién, entonces, le toca la educación? Responde: a las familias y a la propia sociedad. Pero si unas y la otra no aciertan tampoco, la tarea se vuelve compleja. Así lo explica: “Este es el problema, familia y sociedad en crisis, desmembrada una, perpleja otra; por tanto, en esta situación, la única salida que se ve en el horizonte es la escuela: el último refugio, la última esperanza”. Su convicción desafía lógicas: “Sin embargo la escuela no puede educar, no tiene los medios, no sabe, no nació para eso”.

Leer más…

EL BACHILLERATO EN LA UNIVERSIDAD

Tuve la fortuna de dirigir la educación media superior de la Universidad de Colima entre 1997 y 2004, en el periodo rectoral de Carlos Salazar Silva. Durante ese lapso desarrollamos un proyecto llamado “Reforma Académica del Bachillerato” (RAB), cuyo desenlace fue satisfactorio, aunque no se cumplieran todas las grandes metas. En el balance final los progresos fueron enormes.

Gracias al trabajo colectivo realizado la Universidad se convirtió en un punto de referencia nacional. Entre otros, algunos hechos lo atestiguan: nuestro liderazgo durante cinco años entre las universidades públicas con bachillerato, incluidas la UNAM, la UdeG o la UANL; la evaluación (y los recursos) en el primer programa público de financiamiento a la educación media superior; la coordinación del capítulo para el programa educativo nacional 2001-2006 y mi designación como asesor de la SEP en la Dirección General del Bachillerato.

Los ciclos terminan, y con la salida de Carlos Salazar Silva ocupé otras responsabilidades. Del periodo siguiente podría hacer algunos juicios sobre el rumbo del bachillerato universitario, porque me sobran información y argumentos, pero no me corresponde juzgarlo.

Leer más…

LA REFORMA EDUCATIVA: EL ESPEJO FINLANDÉS

¿Por qué Finlandia, un pequeño país de cinco millones de habitantes, se convirtió en un sorprendente descubrimiento cuando se publicaron los primeros resultados de la famosa prueba PISA (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes) de la OCDE?

En su libro El cambio educativo en Finlandia. ¿Qué puede aprender el mundo? (Buenos Aires, Paidós, 2013), Pasi Sahlberg expone las razones, condiciones y contextos que posibilitaron la construcción de un modelo a contracorriente de las modas y recetas universales, reconocido como uno de los sistemas más eficaces y calificado como “la cuarta vía” por algunos expertos.

Nadie recomendaría adoptar a ciegas las medidas de Finlandia, pero convendría analizar con detenimiento las lecciones de su experiencia. Dice Sahlberg, arquitecto de ese modelo, que la gran mayoría de sistemas o reformas actuales (como la mexicana) “se basa en la teoría errónea de que la calidad de los profesores se puede mejorar mediante un sistema de competencia por premios y con la aplicación de un modelo de gestión deficiente en el que cada uno se ocupa solamente de lo propio, rinde cuenta por sus resultados y compite por sus pares, creando de esta manera rivalidades, feudos, atrincheramiento y ningún incentivo para que los profesionales se ayuden entre sí… la remuneración basada en el desempeño enlaza la recompensa de los docentes con los resultados que estos obtienen en evaluaciones vergonzosamente diseñadas y de dudosa validez, y destruye el trabajo en equipo entre profesionales que, por el contrario, necesitan compartir sus conocimientos.”

Contra ese tipo de políticas, el país nórdico diseñó un modo distinto: “la cuarta vía tiene que ver con la inspiración, la innovación y la responsabilidad colectiva, y en este contexto la creación de capacidad se refiere al crecimiento y el desarrollo a través de la autogestión… la cuarta vía hace referencia a la toma de posesión y el desarrollo colectivo de una comunidad hacia sus propios fines y necesidades principales”.

Leer más…