Blog

SACCO, VANZETTI Y AYOTZINAPA

protestProbablemente la historia de la humanidad en la tradición cristiana arranca con una injusticia, cuando Eva y Adán fueron condenados y expulsados del paraíso sin oportunidad de resarcir el pecado y purgarlo de otra forma. Quizá por esa marca congénita nos acompañan por los siglos de los siglos las injusticias, unas mayores, otras menores, y no pocas atrocidades que laceran a pueblos enteros y al propio ser humano.

En estos infaustos días que vivimos con la zozobra inverosímil de lo sucedido en Ayotzinapa, he realizado en distintos momentos una asociación entre ese hecho cuyo desenlace cobra tintes inenarrables y la ejecución de los anarquistas italianos Ferdinando Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, electrocutados en los Estados Unidos, a donde habían emigrado como tantos y tantos que huían de la pobreza europea y la primera guerra mundial.

El caso de Sacco y Vanzetti conmocionó al orbe de aquel tiempo y despertó los sentimientos de solidaridad en distintos lugares de Europa, Estados Unidos, Sudamérica, Japón y Sudáfrica. Ese es, creo, el único rasgo común más específico que une la situación de Ayotzinapa y el de los anarquistas inmigrantes italianos. Además de la injustica que rebosa en ambos casos, por supuesto.

Sin comprobarse fidedignamente la culpabilidad de Nicola e Bart en la muerte de dos hombres, y con un cuestionado juicio en que se cruzaron argumentos que demostraban sentimientos antiinmigrantes y antiextranjeros, se negaron sus apelaciones. Sin contemplaciones fueron ejecutados el 27 de agosto en la silla eléctrica. Las imágenes de aquellos días resultan premonitoriamente reveladoras del espíritu global de fraternidad que hoy explota con el caso de los estudiantes normalistas.

Leer más…

EL DÍA DESPUÉS DE 2 AÑOS

Se insiste que las crisis son oportunidades, momentos para transformaciones y brincos de progreso. Y puede ser, pero no es el caso de México; no todavía. La profunda crisis en que está sumido el país, la presidencia de la república, su gobierno, los partidos políticos, está siendo aprovechada por distintos sectores, entre otros, grupos violentos que pretenden cambiar por la vía del desorden y con rumbo incierto.

El hartazgo y la rebeldía son inocultables, y no los callan los silencios de medios complacientes con una fuerte estrategia publicitaria oficial. El gobierno da tumbos y cada decisión parece agrandar el alud que lo está aplastando de a poco. Los anuncios, como el decálogo de la semana anterior, no los creen millones dentro del país y fuera de las fronteras el descrédito pulveriza imágenes ficticias.

Peña Nieto comenzó su tercer año de gobierno en el peor escenario que pudo imaginar en la más despiadada de sus pesadillas. El buque presidencial hace agua por todas partes y casi cada movimiento parece un bumerán. Los asesores no aciertan una solución, mientras la ineficacia policiaca parece una expresión brutal del subdesarrollo más vergonzoso. Las innumerables fosas repletas de cuerpos humanos son un soplo mortal en el corazón de un sistema caduco y corrupto.

Leer más…

LAS ESCUELAS: DESOLACIÓN Y ENCANTO

Portada EscuelasEn el marco de las actividades del Seminario de Cultura Mexicana, corresponsalía Colima, este jueves 27 de noviembre, a las 20 horas, se presentará mi libro “Las escuelas: desolación y encanto”, en el Archivo Histórico de la Universidad de Colima. Dos personas con quienes me unen viejas amistades y a quienes respeto entrañablemente hará los comentarios: Víctor de Santiago y Salvador Silva Padilla; con la moderación de otro respetable colega, Mario Rendón y Lozano. ¡Una alineación de lujo! A continuación les comparto el Prólogo que abre el pequeño librito.

PRÓLOGO. En el campo educativo, los territorios complacientes y triunfalistas están conquistados e invadidos por optimismos de ocasión: desinformados, bienintencionados o interesados por subordinaciones mundanas. Por ese superávit, niebla que estorba la perspectiva, este pequeño texto está alejado de la indulgencia y tampoco se detiene a la hora de fustigar a quienes promueven ese tipo de escuela o universidad que Ortega y Gasset describió repleta de chabacanería, que promete dar y exigir lo imposible por incompetencia o el cinismo actual.

Este manuscrito es parte de un proyecto más amplio sin punto final a la vista, por eso comparto un avance y lo someto al escrutinio crítico del público que se atreva a leerlo y comentarlo, discutirlo, refutarlo e, incluso, difamarlo. El proyecto se llama “La enfermedad de la institución escolar”; el pre-juicio, desde su título, quizá explique tono y contenido.

Más que sumarme a los enterradores de la escuela, busco pistas para la ilusión y el entusiasmo prudentes, que dignifiquen a la otra escuela posible, hospedada en la imaginación de muchos en el pasado y en prácticas contemporáneas, aunque marginales. Dicha exploración es inviable en el vacío o intentando borrar historia y circunstancias.

Leer más…

ALZO LA VOZ POR ELLOS… Y POR NOSOTROS

imageAlzo la voz desde un costal vacío de adjetivos para nombrar los sucesos de Ayotzinapa. Un capítulo, entre otros, que nos habíamos prometido no permitir desde el 68.

Alzo la voz desde la renuncia a la desmemoria. Con la indignación de sentir lo que sucede al otro que no soy yo, pero me da sentido.

Alzo la voz lejos de donde habitan la cobardía, la complacencia cínica o la indiferencia cómplice.

Alzo la voz por el presente indignante para que tengamos, de una buena vez, un futuro digno. Digno para nosotros, y porque nosotros hayamos sido capaces de cumplir la tarea de no frustrar el porvenir.

Alzo la voz para que en esta pirotécnica sociedad del conocimiento, conozcamos el paradero de los 43 que sacuden a México y al mundo.

Alzo la voz por ellos… y por nosotros.

 

PD. Texto leído en un minuto para la serie radiofónica “43 voces” de Universo FM, la estación de la Universidad de Colima.

ESCRIBIR DE EDUCACIÓN EN ESTOS DÍAS

En estos días es difícil escribir una columna periodística sobre temas educativos y no pronunciarse sobre alguna o algunas aristas del abominable caso de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Es difícil encarar el trabajo pedagógico con el sentido político que intrínsecamente tiene la educación sin expresar, por lo menos, indignación. A partir de ese primer nivel de conciencia cada uno asciende los otros en función de sus convicciones.

Es doloroso no compadecerse, es decir, no sentir con los otros, los familiares, el profundo abismo que les carcome, las rabia que les sacude, la impotencia que puede conducir a comportamientos todavía impredecibles, o medianamente predecibles.

Es imposible (para mí) no conmoverse hondamente con las múltiples manifestaciones que se pronuncian enérgicas en todo el mundo reclamando al gobierno mexicano; denunciando la inocultable ineptitud policial y política, con visos de frivolidad y mucha insensibilidad.

Por las expresiones populares y las movilizaciones sociales, dentro del dolor, la pena, la conmoción, es alentador no sentir un viento fresco soplando en la cara por la esperanza en que este capítulo, ya escrito en páginas dolorosas, sea el último en una historia sangrienta, pero el primero de una nueva era más venturosa de conciencia política y ciudadanía plena.

El dolor, la impotencia, la desesperanza ya están clavados, pero tal vez sirvan, así lo deseo, para generar un sentido al mismo tiempo de conciencia y de fragilidad. Fragilidad y conciencia que nos induzcan a comprender que la sociedad se fortalece en la medida en que la habitan ciudadanos educados y comprometidos que, a su vez, consolidan la sociedad que formará mejores ciudadanos, en una vuelta incesante. Ojalá.

 Ciudad Universitaria, UNAM

Página 20 de 58« Primera...10...1819202122...304050...Última »