Blog

ELOGIO DEL BACHE

Baches más locos del mundoPor la bipolaridad esparcida en nuestra sociedad, estamos acostumbrados a verlo todo negro o todo blanco, y a cambiar radicalmente de preferencias: los que antes preferían negro, ahora optan por blanco, y viceversa. Un ejemplo viene al caso, tan nítido como doloroso para los bolsillos: los coloquialmente llamados “gasolinazos”, que el sexenio anterior militantes y dirigentes del PRI fustigaron hasta el cansancio con declaraciones, burlas, enojos, mentadas y pega de calcas; sin embargo, al llegar a la presidencia y prolongar la infausta saga, hicieron mutis y apenas balbucean las justificaciones que nunca admitieron en los panistas iracundos o mesurados que ahora se los recuerdan y les reviran las declaraciones, burlas, enojos, mentadas (y falta la pega de calcas, ¿o ya?).

Para ser parejos, con el PAN sucedió lo mismo: en su momento no tocaron los salarios mínimos y ahora se muestran defensores de su aumento, tanto, que hasta propusieron una consulta nacional, ya aprobada. Son ejemplos claros de amnesias selectivas. El PRD se ataca solo, así que no diré nada. En fin. El rosario podría ser largo y aburrido.

Esta reflexión me la provoca una mirada al otro lado de la luna, o dicho con precisión urbana: al otro lado de los baches. El visible es por todos conocido, y sufrido, excepto que se viaje en Hummer, Suburban y ese tipo de vehículos de alta gama. El resto sí lo conocemos de sobra cuando hacemos de tripas corazón y emprendemos el slalom en ciertas avenidas de Colima y Villa de Álvarez.

Con los primeros rayos del sol naranja entrando por mi ventana se iluminó la idea que quiero contar a continuación y pomposamente llamo “elogio del bache”. Y es que los baches no son tan malos, lo supe hoy. ¿O sí? Está bien, son terribles, pero tienen un lado bondadoso. Es verdad, rompen llantas (soy testigo con dos gomas nuevas en mi auto), amortiguadores, salpicaderas, las pelotas (en buen español de los argentinos), etcétera, pero son un inestimable vector de la movilidad económica.

Leer más…

EDUCACIÓN, PRENSA Y CIUDADANÍA

Caroline Gipps en un discurso ante la Asociación Británica de Investigación Educativa escribió en 1993: “La investigación y la evaluación siguen basándose en agencias centrales, pero el trabajo se ralentiza a la hora de informar –si es que se informa-; la prensa local lo expresa de forma equívoca y en general lo ridiculizan; esto ha conseguido, me temo que con demasiada eficiencia, afirmar la primacía del conocimiento propio del sentido común sobre el conocimiento especializado, experto, que se ha visto desplazado (¿para siempre?) a un segundo plano”.

En México, advierto, sucede lo mismo con la intervención de la prensa en el tema de la evaluación y los resultados de la prueba PISA y, en su momento, con ENLACE. Pero la calidad o profesionalidad de la prensa va más allá de esos actos focalizados en que se coloca a la escuela pública, a los maestros y estudiantes en la picota y se les expone al escarnio con calificativos superficiales y sin mediaciones reflexivas, producto de análisis mal enterados o sin la consulta de expertos, fuentes de primera mano o la deliberación en sus redacciones.

Aunque se expresan allí las liviandades de la prensa, digo que van más allá, porque son comunes esos juicios planos, más propios de despachos destartalados de comunicación que redactados desde un periodismo fundado en la razón o la persecución de las verdades en juego.

Leer más…

LA TELEVISIÓN EN LOS CONFLICTOS ESTUDIANTILES

Logos-canales1Las comparaciones son inevitables. Pueden ser odiosas, como se afirma en la expresión tópica, pero también pueden ser ilustrativas si las inspira un propósito genuino de comprender avances propios contrastados con los de otros, en un marco de razonable exigencia.

Los hechos recientes en el Instituto Politécnico Nacional y con los estudiantes normalistas de Guerrero, inauditamente desaparecidos después de una semana, son un argumento muy fuerte para sostener que en México tenemos un largo camino por recorrer para ventilar públicamente los temas de interés colectivo en los medios más poderosos y abiertos a la ciudadanía, especialmente la televisión. Un camino que ni siquiera está trazado, pues los dubitativos pasos muestran ganas de ocultar, más que de abrir esos grandes medios a fines distintos a los de la diversión banal y engrasada por jugosas componendas comerciales y políticas.

Para ser más claro y conciso en lo que quiero decir voy al grano. Durante los meses que pasé en Argentina a lo largo de 2013 me tocó vivir varios episodios de movilización social en torno a asuntos educativos, en donde estaban protagónicamente implicados maestros y estudiantes. Para quienes deseen consultar las fuentes, citaré tres casos en Buenos Aires: las manifestaciones públicas y paros hechos por docentes en favor de un aumento salarial, el paro de estudiantes de colegios secundarios y la inconformidad de padres y madres de familia por el sistema de inscripciones electrónicas que dejó fuera en principio a muchos niños de los colegios públicos.

Leer más…

¿CAÍDA LIBRE?

Casi todos los días viajo de mi lugar de trabajo, en el campus Villa de Álvarez de la Universidad de Colima, a la escuela de mis hijos. La ruta habitual en cierta hora pasa por la escuela secundaria Enrique Corona Morfín, y con frecuencia me detiene el tráfico de estudiantes que llegan o salen. A esas horas, en mediodías calientes y muy transitados, con la cabeza ocupada, acostumbro no perder la mirada en la avenida, y sólo en los altos observo el andar de gente y autos. La figura de hombres vestidos totalmente de negro, pertenecientes a la policía estatal, es parte del paisaje justo enfrente de la secundaria.

Los he visto muchas veces, parados en el camellón, con sus armas bastantes visibles, intimidantes, aunque nos hemos acostumbrado a esa postal que recuerda que no vivimos en una sociedad tan segura como desearíamos todos. Nunca reflexioné en ellos hasta hoy que el agente de vialidad me detuvo y esperé cuatro minutos a que pasaron los muchachos de ambos lados.

Estaba el policía de espaldas a mi auto, ancho, más alto de lo normal en estos lares. Mirándolo en esos fugaces momentos me vinieron preguntas a la cabeza, sombrías, desanimadas: ¿por qué nos hemos acostumbrado a verlos aquí, o en otros escuelas (supongo) a la hora en que salen o ingresan los niños de la escuela? ¿Somos conscientes de lo que significa su presencia allí? ¿Realmente nos dan seguridad, o simplemente constatan que la maldad sigue ganando la batalla, porque el miedo se instaló en lo más profundo de cada una, cada uno?

Leer más…

75 AÑOS DE UNIVERSIDAD EN COLIMA

UdeCI. Un año antes se anunció el festejo del 75 aniversario de la Universidad de Colima. La fecha es digna de celebración, y de reflexiones sobre la historia, el presente y el futuro de la máxima de casa de estudios en la entidad. Ocasiones así no pueden pasar de largo, porque se conmemora una gran historia, todavía joven si se la compara con el nacimiento de las universidades o con las más añejas del continente, pero también invita al festejo por el futuro.

António Nóvoa, rector de la Universidad de Lisboa, afirma que dentro de cien años muchas de las empresas, corporaciones e incluso países habrán desaparecido, pero las universidades seguirán, con otro rostro, otras condiciones y complicados desafíos. ¿Cómo será esa universidad? Más allá de algunas especulaciones, no tenemos ninguna certeza; excepto que será distinta y que su futuro depende, en buena medida, del presente.

Leer más…

Página 20 de 56« Primera...10...1819202122...304050...Última »