FEBRERO 21

En Monterrey, invitados por la Universidad Autónoma de Nuevo León, nos reencontramos Manuel Ledesma y yo. Años atrás nos habíamos conocido en el mismo lugar. Estupendo colega y amigo que, por supuesto, fue invitado y estuvo en Colima.

Manuel abrió el congreso de tutorías organizado por la facultad neoleonesa de contabilidad con una conferencia, y me tocaba cerrar de la misma forma al siguiente día. Apenas tuvimos tiempo de conversar y compartir inquietudes, actualizar noticias, reforzar amistades y expectativas por futuros encuentros.

Me dejó dos recomendaciones: el libro que agitaba Europa en esos momentos y daba nombre al movimiento de los indignados, de Stéphane Hessel. Además, énfatico, me sugirió leer a Leonardo Padura: El hombre que amaba los perros; la biografía de Leon Trostky y su asesino. Esa misma tarde salí a Gandhi a buscarlos y regresé con ellos a Colima, vía Guadalajara.

El verano siguiente tomé a Padura y lo leí casi sin parar, con la playa de Manzanillo en el horizonte. Es un escritor cubano, excepcional. Cubano de Cuba, crítico con el régimen y respetado. Me atrevo a decir que es uno de los mejores ases en la literatura latinoamericana contemporánea.

Ahora lo leo de nuevo. Herejes, se llama el libro. Magistral narrador. De la historia hablaré en otra ocasión. Avanzo sin prisa. Es mi lectura de fines de semana. Sábados por la mañana y noche, domingos si hay tiempo. No me urge terminarlo. El libro que finalizaré esta noche es El diario de Ana Frank. Un nudo en la garganta me aguarda.

Comentarios

  1. 2B PAZCUAL CHAVEZ JOSE dice:

    1. He met Manuel Ledesma of Nuevo Leon High School.
    2. Manuel Ledesma is a good friend.
    3. Manuel opened the congress.
    4. He read a Book that move Europe.

Deja tu comentario