La misión cultural

El viernes por la tarde y esta mañana pasé varias horas en la Misión Cultural 61, en Buenavista, Cuauhtémoc. Es parte de mi proyecto basado en visitas a escuelas, para entrevistarme con directoras, maestros y estudiantes. Tocó el turno a este servicio educativo, por una circunstancia fortuita. El instinto jugó a mi favor y luego la amabilidad de los directivos de la Secretaría, el supervisor y el director, David Gildo Rodríguez, lo hacen factible.

Las dos fueron jornadas de aprendizajes que desbordaron expectativas. A diferencia de las escuelas que antes recorrí, fructíferas también, en esta ocasión descubrí un ámbito que ignoraba totalmente. Ahora estoy volcando parte de mi tiempo en estudiarlas para tratar de entenderlas y encontrar algunos hilos por donde tejer un capítulo que reconozca su aporte y, de alguna manera, a los hombres y mujeres que cada día, o cada tarde, realizan un trabajo difícil por las condiciones, pero de generosidad sin par.

Las misiones culturales son una idea genial de José Vasconcelos. Están a punto de cumplir 100 años y sus logros, incalculables, merecen un trato mejor de un gobierno federal que promete atender las necesidades de los más desprotegidos; y de los gobiernos estatales, por supuesto.

Me encantaría, en estos momentos que se discute el presupuesto para 2020, que este tipo de programas e instituciones recibieran la inyección no solo de recursos que tanta falta les hacen, sino también de visibilidad y gratitud.

Además de un programa enfocada a combatir el rezago educativo, las misiones son espacios de capacitación para el trabajo en áreas como agricultura y ganadería, carpintería, albañilería, educación para la salud, electricidad doméstica y música. Si esa labor es muy útil, no es menos lo que me contó hoy la maestra Celia, encargada de Educación familiar: hay personas mayores que vienen a aprender, me contó en el jardín del pueblo, pero también hay otras que quieren tener compañía o recibir un abrazo. Y lo tienen, me dice feliz de trabajar en lo que ama.

Deja tu comentario