Art铆culos, Blog

Educaci贸n superior gratuita en Colima

Posted by Juan Carlos Y谩帽ez Velazco

La semana pasada, en distintas notas de prensa, se inform贸 que el Congreso del Estado hab铆a aprobado la iniciativa que promete educaci贸n superior gratuita y obliga al estado a garantizar ese derecho. Con ella se aprobaron tambi茅n modificaciones respecto a la educaci贸n inicial y la que ofrecen los particulares; me detengo en la superior.

En principio, el Dictamen 127 de las Comisiones de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales y Educaci贸n y Cultura es ambiguo: textualmente los art铆culos 97 y 99 no mencionan la gratuidad ni la obligatoriedad de la ense帽anza superior. El transitorio segundo se帽ala que para la educaci贸n inicial (no menciona la superior) el 鈥淕obernador 聽del Estado prever谩鈥 recursos en funci贸n de la disponibilidad presupuestaria (peque帽o hueco formal siempre 煤til para eludir compromisos grandes); es decir, que no tiene obligaciones financieras para impulsar el acceso gratuito a las universidades.

Al margen de las eventuales erratas del dictamen, conviene la reflexi贸n. El reconocimiento de la educaci贸n superior como derecho ciudadano y obligaci贸n de los estados no es nuevo. Se ha discutido y acordado as铆 desde el siglo pasado en distintas reuniones internacionales, en el mundo y en el continente. Que se asiente en los m谩ximos ordenamientos legales es un paso adelante, pero la evidencia muestra que siendo necesario es insuficiente en M茅xico.

Aprobados desde tiempo atr谩s en su obligatoriedad, ninguno de los niveles educativos ha logrado la promesa de inscribir a todas las personas, garantizar su permanencia los tres o seis a帽os y la calidad de los aprendizajes. Ninguno; ni en M茅xico ni en Colima. Las cifras oficiales emitidas por la SEP antes y ahora son palmarias.

Quede claro: nadie puede estar en contra de una medida como la anunciada, pero de su aprobaci贸n en los congresos a la consumaci贸n como derecho, suelen existir largos y, a veces, insalvables socavones. No hay actos de magia para transferir la bondad de una ley a su cumplimiento en la realidad, menos, en una tan asim茅trica e injusta como la educativa.

El pr贸ximo a帽o la media superior tendr铆a que ser universal para todos los adolescentes. Hoy estamos lejos. No es un acto de mala fe declarar que ser谩 imposible alcanzar la meta, porque todav铆a faltan uno de cada cuatro en las escuelas, y detener la sangr铆a de expulsados del bachillerato, los mal llamados desertores.

Parad贸jicamente, la modificaci贸n del Congreso local ocurre en el mismo momento en que el gobierno estatal que promet铆a felicidad y seguridad admite su fracaso financiero. Digo parad贸jicamente, porque lograr que la educaci贸n superior sea gratuita requerir谩 para Colima la mayor inversi贸n en la historia.

Decretar la educaci贸n superior como gratuita introduce una presi贸n gigantesca a las finanzas p煤blicas, para ampliar cupos, crear instituciones, contratar profesores y todo eso, en un momento de austeridad que no favorece la reforma constitucional.

Las becas prometidas por la gobernadora electa son insumo necesario, pero no basta. S铆, hacen falta becas para los estudiantes, pero con una estrategia que las vincule a sus probabilidades de aprendizajes relevantes; adem谩s, la creaci贸n y fortalecimiento de instituciones de ense帽anza superior p煤blicas de buena calidad, financiadas adecuadamente en un marco de transparencia y responsabilidad presupuestal.

Para que la educaci贸n superior sea un derecho real, debe serlo en instituciones de calidad, porque as铆 se define en la Constituci贸n del pa铆s y porque las exigencias (y la decencia) lo imponen.

 

 

Related Post

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.