El nuevo gobernador(a) y la educación

Hace algunas semanas, en este mismo espacio, escribí sobre los candidatos al gobierno del estado de Colima y la relevancia que podría tener para ellos la educación. Entonces, sólo sabíamos quiénes tenían interés por ocupar una candidatura. Hoy, con las cartas sobre la mesa, es posible reflexionar con algunos elementos adicionales.

En la baraja muchos aspiran y algunos serán ungidos por sus partidos; pero con posibilidades de contender seriamente por la gubernatura, las opciones se reducen a los dedos de una mano, según creo.

En el orden que vienen a mi cabeza: Indira Vizcaíno, Mely Romero, Joel Padilla, Leoncio Morán y Virgilio Mendoza. Como sabemos, uno será descartado entre Joel y Virgilio; también, que Mely debe jugarse la nominación con Martha Sosa.

Sus trayectorias no se fraguaron cerca de la educación, con excepción de Joel Padilla, por el trabajo desarrollado en los Cendis, las prepas Tierra y Libertad y ahora la Universidad José Martí. Conoce el medio educativo local y de otros contextos, a través de las redes del Partido del Trabajo y su participación actual en la Comisión de Educación del Senado.

Indira, desde su cargo en la delegación de programas sociales, estuvo cerca de la apertura en Armería de la Universidad Benito Juárez, pero poco sabemos de lo que ahí sucede. Hace un año prometió que estaría listo el edificio en tres meses. No sucedió. Luego anunció que estaría en octubre, pero no hay registros en prensa al respecto.

En los otros candidatos no encuentro algún hecho relevante. De Virgilio y Locho Morán, como alcaldes, no hay algo digno de contar en sus gestiones. En general, los municipios se abstienen de participar en la función educativa, aunque el artículo tercero de la Constitución Política los hace corresponsables. La mira de Mely ha estado en otros terrenos, próximos a su origen partidario.

Por supuesto, a Joel su cercanía con la educación no le concede ventajas con el sector magisterial, ni a los otros los castiga en el mismo sentido. Sí tengo claro, en cambio, que la educación ha sido el trampolín desde el cual se ha proyectado el actual senador Padilla, y que difícilmente veríamos un menosprecio al gremio y a la educación.

Es temprano todavía para más juicios; primero, veremos el arranque de las campañas y los pronunciamientos. Ojalá ahí los candidatos (y candidatas) ofrezcan propuestas frescas e innovadoras, capaces de transformar al sector, porque Colima puede ser un estado modelo en educación. Y ella puede ser detonante del desarrollo en distintos ámbitos. Veremos si se aprovecha o perderemos una década crucial después de la pandemia.

Deja tu comentario