SÁBADO ACONGOJADO

Comenzó una extraña primavera en Colima, precedida de lluvias y fríos inusitados; calor intenso al mediodía y amaneceres refrescantes que orillan al abrigo.

Sólo las flores amarillas y rosas en los árboles o los tapetes multicolor en las calles transmiten el tímido recordatorio del lugar donde vivimos. Pronto las temperaturas podrían rebasar máximos históricos y volveremos a la normalidad. Mientras sucede, disfruto esta agradable mañana silenciosa.

*

El sábado inicio temprano la jornada. Primero unas páginas de literatura, con Andrés Neuman. Luego vine a la biblioteca a trabajar en el libro El ocaso neoliberal. Ensayos sobre educación.

En un par de horas avancé más que en el mismo tiempo anoche. Las tareas de lectura y corrección me desgastan. Cuando termino el tercero de siete capítulos reencuentro una idea de Pablo Latapí Sarre que no ya no sé cuándo leí por primera vez.

 Mayor calidad supone siempre mayor esfuerzo, tanto de los profesores y alumnos, como la institución. Será, por tanto, inútil discutir propuestas de calidad educativa en un ambiente en el que las partes o alguna de ellas quisiera seguir la ley del menor esfuerzo o consideraran un “logro político” el ganar lo mismo trabajando menos.

Me temo, Maestro, que todavía vamos abajo en el marcador, y por goleada.

 *

No soy aficionado a la lucha libre. No la veo en televisión, ni me interesa lo que sucede. Hace un par de décadas estuve por última vez en una función en vivo. Tenía el proyecto de escribir un libro de crónicas urbanas. No prosperó la idea aunque escribí aquella crónica en alguna arena de la ciudad; era un escenario inevitable en ese propósito. Luego nunca más.

Hoy por la mañana, en una pausa de la jornada, leí sobre la muerte de El hijo del Perro Aguayo, descendiente de un legendario y temible luchador de mis tiempos infantiles. Sucumbí al morbo: vi un video de 15 minutos después de leer una crónica desoladora del periódico español El País. Me estremeció la forma aparentemente tan absurda en que se fue muriendo de a poco, entre cientos de personas, ajenas a la desgracia, él colgado de las cuerdas, desmadejado, mientras la afición aullaba y mentaba madres al maloso caído. Cuando terminé de ver el video quedé paralizado y con una opresión inusual. Sufrí un traumatismo emocional severo. Me costó varias horas regresar a esta página para contarlo, con la única intención de exorcizar la terrible sensación de ver cómo se escapaba la vida de un hombre en condiciones que no debieron ocurrir.

Comentarios

  1. 2-B Fernando Salcedo Castellanos dice:

    1- He began a strange spring in Colima, with showers, cold and heat at noon.
    2- Only yellow and pink flowers in multicolored street trees transmit shy reminder of where we live.
    3- I am not fond of wrestling. I do not see on TV, nor do I care what happens.
    4- Today, I read about “El Perro Aguayo´s” death.

Deja tu comentario