MAYO 2

Con las redes sociales descubrimos posibilidades expresivas inéditas. Sin ser la piedra filosofal, potencian nuestras formas de comunicación y socialización, aunque, paradójicamente, nos puedan orillar al aislamiento físico. Como cualquier avance tecnológico, tienen virtudes y defectos. Es así por génesis. Pero unas y otros crecen en la medida de las luces de sus usuarios.

Utilizadas como opción informativa son cada vez más imprescindibles. Usarlas desde la banalidad y la pura distracción, son el más grande recipiente de estupideces que jamás ideó la humanidad. Un clavado en facebook o twitter durante diez minutos es suficiente para atontar el intelecto.

De lo bueno y de lo malo abunda en redes sociales. Aunque, por supuesto, lo bueno y lo malo son relativos y se construyen con criterios sociales y culturales propios.

En redes sociales una de las víctimas principales son las autoridades. En México, el presidente, los gobernadores, los diputados y candidatos en campaña son blanco favorito. Los juicios cubren todo el abanico de la racionalidad. Desde el planteamiento crítico con fundamento, hasta el insulto más soez. ¡Con cuánta ligereza leemos insultos a esos personajes! Nazi, pendejo, fascista, asesino, son predilectos. Habitualmente, a mí no me divierten.

Que tengamos esa posibilidad del insulto es una demostración del marco de libertades que hoy gozamos, y en regímenes groseramente autoritarios serían inadmisibles. No es una concesión, adviértase, sino una condición de los sistemas democráticos.

En una sociedad democrática los críticos al sistema y a los gobernantes no podrían reducir su tribuna a las redes sociales. Ellas tendrían que ser, en todo caso, una de las vías, pero no la principal, menos la única. Que lo sean, porque los congresos estén dominados por las decisiones plutocráticas, no por el debate racional, sí es una límitación de nuestra estatura política. Pero gastar el tiempo y las posibilidades de las redes sociales en actitudes vociferantes es tan estéril como creerse valiente sólo por mentarles la madre desde ese cómodo anonimato.

Comentarios

  1. 2a Ivan Alejandro Bautista Bonilla dice:

    I think that the people published your opinions only on the social networks because they haven’t where do it.

    Truely it is bad that the social networks make us lose so time just looking anything without inportance.

    It’s happy, some people criticize to other people by anything to feel better than them or they think that can do it best.

    It’s hard know if the people in the social networks are that they say be and know.

Deja tu comentario