EL ORGULLO DE SER DOCENTE 2

12065605_1009334235797618_2543224809619197694_nDesde hace varios días quería mostrar la foto que acompaña esta página. La imagen es poderosa, impactante. Tendría más adjetivos, pero prefiero eso, antes que decir dramática o algo de tinte desalentador.

Cada uno verá lo que quiera. La imagen, dentro del desnudo casi total, me gusta porque simboliza el compromiso, la pasión, la responsabilidad de un profesor pobre, enseñando a un estudiante más que pobre, en un contexto pobre, pobrísimo, donde abundan, en cambio, las ganas de aprender y compartir.

Como magistralmente recordara Fernando Savater en el Teatro de la Universidad de Colima, la educación es la lucha contra la fatalidad. Es la fatalidad la que intentan combatir un alumno y un estudiante, que no esperan a que se repare la escuela, lleguen los paquetes de útiles escolares o los uniformes, menos las becas para maestros y alumnos.

La educación es la lucha contra la fatalidad que condena a los pobres a ser eternamente pobres. No digo ingenuamente que la educación es el pasaporte para el bienestar material, porque no es la educación lo único que se precisa para el progreso social, pero es un ingrediente indispensable. No basta la educación para dejar la pobreza, pero la pobreza sin educación es cadena perpetua.

*

Ayer se conmemoró el Día Mundial de los Docentes. La fecha tiene poca resonancia en nuestro país; el 15 de mayo secuestró los festejos, discursos, comidas, cenas, rifas y demás parafernalia oficial.

No se necesita un día especial para la reflexión sobre la condición del magisterio mexicano, menos cuando uno dedica su vida al oficio, aunque la fecha puede darle pertinencia.

Uno sensatamente no puede defender a todos los profesores, porque muchos farsantes, perezosos y corruptos existen en el medio; pero tampoco puede solapar las campañas que disparan a las cabezas de todos los maestros, culpándolos de los males en el sistema escolar.

No son los profesores los que han enfermado al sistema escolar, no son los responsables en solitario ni tienen porque cargar con las culpas de quienes han hecho y siguen haciendo de la educación un botín político, un barco a la deriva, la justificación para las desgracias nacionales.

Y hace falta el gran examen democrático para insuflar vida a la incierta reforma educativa, que camina con cierto vigor en las declaraciones, pero deambula famélica en las escuelas.

Comentarios

  1. arthur edwards dice:

    Esa foto habla por si solo. Gracias por compartir.

  2. 1J Saraí Jacqueline Mojica Torres dice:

    1.-It is amazing how powerful that is the image
    2.-And we realize how people with less value most.
    3.-The truth is that it leaves me speechless.
    4.-You nemos to think more education is very valuable

Deja tu comentario