Fin de etapa

El viernes pasado estuve en Manzanillo, atendiendo, gustoso, la invitación del Instituto Superior de Educación Normal de Colima, ISENCO. Presenté Elogios de lo cotidiano a los estudiantes de licenciatura, mayoritariamente mujeres. Como siempre que estoy en la también llamada “Normal”, me siento cómodo, en casa. La explicación es fácil: las autoridades me tratan con respeto y afecto; sus maestros, atentos, cuestionan, comentan, dialogan. Cuando el público es estudiantil, como ahora en Manzanillo o antes en Tecomán, me alegran sus caras inquietas y advierto, entre los rasgos a veces infantiles, que allí están los futuros estupendos maestros y educadoras que Colima necesita. Cuando lo pienso, me siento cómplice y en viernes por la tarde saco energía del cansancio o del aturdimiento de la agenda laboral.

Con la visita a Manzanillo cierro el ciclo previsto de presentaciones de Elogios de lo cotidiano. En el calendario me queda una más, en mayo. No soy buen juez, ni me corresponde calificar, pero estoy contento con el libro y la acogida. Punto y aparte.

Otras páginas esperan revisión; muchas, anhelo escribir en los proyectos que me columpian vitalmente.

Deja tu comentario