Manos a la obra

En la semana recibí un correo de la tutora de Mariana Belén en la secundaria. Adjuntó dos archivos sobre la relación entre los estudiantes, la familia, los llamados “retos virales” y las redes sociales. Los leí con atención y aplaudí las buenas intenciones respecto a las realidades en que hoy crecen los niños con accesos cotidianos a las pantallas e internet.

El tema, o los temas, son complejos y complicados, porque tienen muchas aristas y porque no es fácil abordarlos en casa o en las escuelas. Además, tampoco sobra claridad en los problemas y alternativas, ni en los expertos o profesores.

La peor actitud que podemos tener los adultos, en los centros escolares o en las familias, es la indiferencia o la minimización. Aplaudo la iniciativa, he dicho, ahora espero que la siguiente semana, en los próximos días, los maestros de Mariana, en esa y otras escuelas, hablen de los temas abierta y genuinamente. Implicar a los estudiantes es obligado y un gesto de elemental congruencia.

Comentarios

  1. José Manuel Ruiz Calleja dice:

    Concuerdo totalmente,es un asunto delicado, la internet es un “mal necesario” de la época actual, los niños deben usarla porque necesitan dominar las TIC y mientras más temprano mejor. Es un asunto que surge con el desarrollo y forma parte de nuestras vidas, así se constituye en algo más, “nuevo”, en cuyo uso los que padres y maestros deben instruirles y educarles. Me viene a la mente aquella frase de “rodeados de una sana desconfianza”, para evitar y alertar sobre las malas y dañinas influencias que están presentes. En tu caso, me permito decir con total sinceridad, porque me consta, tus hijos, sin ser mejores que otros, dominan sanamente las TIC, solo resta procurar que así siga siendo, “no nos queda de otra”, un abrazo.

Deja tu comentario