Cuaderno

Peque帽a historia con la resortera

Posted by Juan Carlos Y谩帽ez Velazco

En el paisaje fr铆o de la ma帽ana, dos papalotes multicolor romp铆an el monocrom谩tico azul del cielo.

Con la resortera al cuello, como en viejos tiempos, apareci贸 el nene con su chamarra verde lim贸n y cachetes rosados.

Coloc贸 un par de botes de cerveza, restos de la noche anterior, sobre un mont铆culo. Se inclin贸 y recogi贸 municiones del suelo.

Camin贸 hacia atr谩s como en un duelo del viejo oeste. A seis metros tom贸 la primera piedra. Apunt贸 mal y le cost贸 lanzarla.

Una y otra y otra vez intent贸 disparar a los botes. Fue imposible. Ninguno iba siquiera cerca, siquiera fuerte.

Me acerqu茅, le mostr茅 (隆iluso!) c贸mo usarla. Tampoco acert茅, aunque las piedras se acercaban juguetonas.

Lo abrac茅 para alentarlo. Es in煤til, me dijo convencido de que su primera clase ser铆a la 煤ltima. Los ojos desolados contagiaban tristeza.

Int茅ntalo de nuevo. Anda. Hazlo. Reanud贸. Dos, tres piedras no tuvieron fortuna. Remach贸: es todo, no sirvo para esto.

Agach贸 la cabeza, meti贸 las manos en los bolsillos del pantal贸n y enfil贸 cuesta abajo, con ese andar que empieza a serle caracter铆stico.

隆Solo una vez m谩s! 隆Solo una! 隆Una! Dije mientras tocaba su hombro. Mir贸 atr谩s con gesto de determinaci贸n. La piedra dibuj贸 par谩bola perfecta.

La punter铆a letal acert贸 en el bote de la izquierda, que corri贸 veloz hacia su hom贸logo de la derecha. Abollados, ambos volaron unos cent铆metros.

En la sonrisa del 鈥減eque帽o resorteras鈥 se dibuj贸 tambi茅n una par谩bola de la felicidad ausente el fin de semana.

 

 

 

 

 

 

Related Post

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.