El fenómeno de Finlandia

El fin de semana observé el documental llamado “El fenómeno de Finlandia”, que narra la visita de Tony Wagner al país nórdico para conocer las escuelas, entrevistarse con directoras, profesores y estudiantes, intentando explorar otras vetas del caso finlandés. No es reciente, pero lo desconocía.

Para quienes han leído o estudiado los resultados del sistema educativo finlandés, habrá pocas novedades, aunque muy interesantes, como las sesiones de clase que observó Wagner de maestros formando a futuros maestros; o el escueto plan de clases que le muestren y con el cual ingresa al aula de matemáticas. Otros son caminos ya recorridos, pero que siguen imponiendo una altísima exigencia: la selectiva y privilegiada profesión docente, a que solo pueden aspirar los mejores entre los promedios más altos.

No soy un nostálgico cándido de las recetas de otros países, para aplicarse ingenuamente en el nuestro; sí, un convencido de la pedagogía comparada, y un renegado ante quienes insisten en buscar las soluciones en su propia ignorancia o hurgándose en el ombligo, para revestir de palabras viejas, prácticas o programas también antiguos. Me inspiran casos así, y confirmar en el documental, por ejemplo, que los uniformes escolares no hacen a las buenas escuelas, ni todas esas medidas disciplinarias que terminan por cobrar vigencia en sí mismas, más allá de asumirlas como un mecanismo supeditado al fin superior, la formación de los estudiantes.

Para algunos podría ser asombroso apreciar que los estudiantes en aquel país no llevan uniforme, ni el pelo celosamente recogido, o cortes convencionales. Esa disciplina entre nosotros se entiende como muy importante, y no como una autorregulación del comportamiento y de los hábitos sanos para sí mismos y la convivencia democrática pacífica.

Finlandia sigue siendo ejemplo; para muchos, inspiración, de que en nuestras propias condiciones podríamos construir una escuela mejor, distinta, con renovadas prácticas y compromisos. De que es posible, no hay duda. La primera clave, pensando en futuro, único espacio donde pueden consumarse los cambios estructurales, está en las escuelas normales, en la Universidad Pedagógica y en las facultades de educación, donde se forman los maestros, a donde tendrían que volver los maestros que hoy laboran para revisarse, acompañarse y mejorarse.

Los cambios profundos en educación no ocurren en los discursos grandilocuentes al inicio del ciclo escolar, tampoco en los congresos parlamentarios cuando se decretan leyes; tienen concreción cuando la vida en las escuelas se enriquece, cuando los maestros y los estudiantes enseñan y aprenden con alegría y pasión.

Deja tu comentario