AÑORANZAS

Los partidos de fútbol entre Barcelona y París Saint-Germain me traen recuerdos gratos siempre. Primero, porque hasta ahora los catalanes no perdieron una eliminatoria directa. Segundo, porque dos de los más recientes partidos los disfruté en el estupendo bar del Hotel Amérian, en Córdoba, Argentina: cómodamente sentado en un sitio semivacío pedí que me encendieran la tele y trajeran una botella de vino con una pizza de quesos, la primera de forma rectangular que comí en mi vida. La tercera razón es que los partidos entre ambos equipos resultan abiertos, espectaculares, con goles, más o menos erráticos, pero con equipos dispuestos a ganar y no a defender.

Con ese recuerdo, el medio tiempo que hoy disfruté en casa entre PSG y Barcelona fue grato, más grato por el marcador final. Así soporté el pesado clima del mediodía colimense. Eso sí, sin el vino tinto, ni la pizza rectangular de quesos.

*

Las condiciones naturales de Colima son casi perfectas. Quienes aquí vivimos podemos contarlas con los dedos de ambas manos y nos faltan. A mí, sólo un defecto me jode la existencia en esta época del año y los meses siguientes. ¡Exacto! El calor. Hay quienes disfrutan el calor; yo, ni en la playa.

Eternizarme en el infierno es un destino que eludo con mis actos cotidianos, no por temor a encontrarme rodeado de malvados, sino por la calentura que lo invade. Por eso soy bueno de comportamiento (sin modestia) y no sólo por razones éticas.

Si pudiera cambiar el clima como una televisión manejada a control remoto, yo le pondría cinco o siete grados de temperatura menos a todas las estaciones del año en esta ciudad. O, más fácil, haría efectivo ese cuento inverosímil aquí de las cuatro estaciones.

 *

Sostengo, sin dudarlo, que en México el problema más grave es la impunidad, no la corrupción. Lo recuerdo ahora, a propósito del escándalo descubierto en Atlanta, Georgia, con un grupo de profesores y funcionarios que alteraron calificaciones para simular progresos y elevar sus percepciones. Detectado el fraude, la justicia tomó decisiones que castigarán hasta con 20 años de prisión a los inculpados.

Sí, es la impunidad, no la corrupción, el problema que lastima nuestra cultura y legalidad. Acá, en México, pasan cosas que también trampean reglamentos y defraudan, que simulan, y no es el motivo extenderme, pero nunca hay consecuencias.

¿Alguna vez alguien supo de un director llamado a cuentas por inflar las calificaciones de un estudiante, hijo de un prominente o recomendado, para que aprobara un curso o fuera inscrito en una carrera?

Comentarios

  1. 2B Jonathan Hali Gorbea Aguayo dice:

    1.- The matches of Barcelona versus Paris Saint-Germain him bring regards always.

    2.-The terms of Colima are almost perfect.

    3.-In Mexico the most grave is impunity.

    4.-Impunity is the problem thats hurt our culture and legality.

Deja tu comentario