MUNDOS PARALELOS

Leer las noticias en estos días es lo más parecido a un ejercicio de masoquismo. Un dolor autoinfligido.

Me dirán, y con democráticas razones, que los ciudadanos tenemos la obligación de informarnos, de conocer lo que sucede más allá de nuestro metro cuadrado, etcétera, etcétera, así que desinformarse totalmente es posible algunos días, pero difícilmente por demasiado tiempo.

Me pasa ahora que leo las estadísticas del Chikungunya en el país y en Colima. No voy a amargarles el momento a quienes me lean repitiendo cifras y cifras, pero es que vivimos en mundos paralelos. Mientras las cifras oficiales de la enfermedad son risibles, todos los días nos enteramos de un amigo o conocido que enfermó o se curó. Me atrevería a decir que los contagiados que conozco son casi tantos como los que oficialmente enfermaron en Colima, en todos estos meses, según la estadística gubernamental que, ya lo sabemos, suele ser una forma a veces elegante de la mentira.

Algunos me dirán, y supongo que con autoridad, que siempre ha sido así, que no habría que alarmarse demasiado, que el periodismo serio no es el portavoz de la buena nueva, ni antes, ni hoy, ni nunca.

Otros me dirán que puedo evitarlo leyendo los chismes de las secciones del corazón y la nota rosa, o los deportes. ¡Ya lo intenté sin éxito! No aguanté más de dos notas y concluí que es otra forma de experimentar la vida paralela, pero en otra dimensión, como la de los ositos cariñositos en el país de quiéreme mucho.

Leer las noticias en estos días es lo más parecido a un ejercicio de masoquismo. Como antes dije: un dolor autoinfligido. Yo, más o menos resistente, lo aguanto casi diario, pero hoy deserté sin pudor.

Comentarios

  1. Arturo León Castrejón dice:

    Al margen de los datos que informan las autoridades a los desinformadores, el sistema de salud fue desbordado por estas enfermedades emergentes. Los familiares de los padecientes del chikungunya optan por resguardarlo en casa, quizá por ello no son cazados por las estadísticas médicas. En estos días, al compartir responsabilidades familiares para cuidar a nuestra progenitora, he dosificado mis lecturas de las noticias. Siento un extraño alivio por la desintoxicación mediática.

  2. 1E ZEPEDA VAZQUEZ MIGUEL HAZAEL dice:

    1.The not tell the truth gives sample of what you want to hide
    2. This in turn becomes more deadly than the disease
    3. statistical data to show the press and go to a hospital are shown a different picture to the aforementioned
    4. not see what is happening shows disinterest to truth

Deja tu comentario