Diario de ruta 4

Lo que estaba planeado para ser un día plácido, tranquilo y divertido, viajando de San Luis Potosí a Ciudad Valles, se convirtió en una anécdota frustrante. El bloqueo carretero en 300 puntos del país, según las escuetas y desinformadas notas de prensa, nos impidió cumplirlo. Pernoctaremos hoy en Río Verde y reemprenderemos el viaje muy temprano, para estar a tiempo de la conferencia en el Colegio de Bachilleres.

Pasma la facilidad con que un grupo se planta, cierra vías públicas y complica la vida a todos los demás. Si las demandas son justas o no, importa; reclamar apoyos al campo, según se lee en la reivindicación, es justo. Lo que no es justo, de ninguna forma, es reclamarlo a costa de los otros.

Pasma la indiferencia de las autoridades, a juzgar por los medios descolocados. Pasma la pasividad ciudadana. Pasma la frivolidad de las redes sociales; de Twitter, preciso. Pasma. Pasma.

El escribiente y el conversador

El periplo ha sido confortable al lado de Sergio Dávila, anfitrión estupendo, con quien hemos conversado casi hasta el cansancio de todo lo que se nos cruzó, además, escuchando su amplísima lista de canciones de gustos compartidos.

Caminamos también el manantial “La Media Luna”, con sus aguas sorprendentes, mientras aguardábamos las imposibles buenas noticias del bloqueo.

Ya en el hotel de Río Verde saqué uno de los libros recién comprados en la capital potosina y leí en un santiamén Bartleby, el escribiente, de Herman Melville. ¡Genial!

La jornada, por lo descrito en estos tres párrafos, valió la pena.

Deja tu comentario