MANIFIESTO POR OTRA EDUCACIÓN

El Diario de la Educación, espacio periodístico español donde colaboro desde hace tres años, difundió el Manifiesto por otra educación en tiempos de crisis. 25 propuestas, redactado por el Foro de Sevilla.

El Manifiesto advierte un riesgo; dice:

Se pide al alumnado confinado que siga actuando como si estuviera en la escuela… al mismo ritmo y con mayor exigencia si cabe, como si nada pasase, cuando en realidad todo es diferente y más si tenemos en cuenta los desiguales contextos sociales y familiares.

Por su trascendencia y espíritu reflexivo comparto aquellas propuestas cercanas a nuestra realidad.

Se dividen en dos tiempos: qué hacer en la situación actual y cómo construir el futuro. Rescato algunas sobre el presente.

  • La educación escolar no va a ser igual tras una experiencia que confirma las diferencias del trabajo escolar en casa, porque no todo el mundo dispone de los mismos medios ni de la misma situación habitacional, familiar y social.
  • Si la educación es un derecho, una situación de emergencia no debería destruirlo, especialmente para aquellos niños y familias con más necesidades.
  • En esta situación de emergencia y confinamiento las medidas tomadas deberían ser más flexibles considerando los derechos de la infancia.
  • No sabemos cómo será el futuro de la educación, pero sí deseamos y nos gustaría que fuera otro.
  • Cuando se regrese a las aulas habrá necesidad de cercanía; el alumnado necesitará conversar, expresarse, abrazarse… El espacio y tiempo de la escuela lo debería facilitar sin presión de resultados, evaluaciones o tareas.
  • Nos hemos obsesionado con calificaciones y resultados y no por los aprendizajes que sirven para una vida digna… es  momento de resaltar los valores que estamos aprendiendo como solidaridad, empatía, generosidad, afectividad, apoyo, cuidado mutuo y cooperación.
  • Que el primer trimestre del próximo curso sea un periodo de adaptación y transición entre los dos cursos, con acompañamiento intensivo.
  • La experiencia de crisis nos invita a repensar los tiempos, espacios y recursos de que disponemos, y la función de apoyo que podrían desarrollar televisión, radio, redes sociales y tecnologías.
  • Tenemos que vivir la vida con más calma también en la escuela, dando tiempo y respetando los procesos de aprendizaje de cada persona…
  • Todo lo que está sucediendo pone en cuestión el actual modelo educativo para avanzar hacia un modelo alternativo… porque esta situación nos está mostrando que hay otras maneras de educar.

Deja tu comentario