Retos para la educación en Colima

El 29 de febrero de 2008 asistí a un foro organizado por la Fundación Colosio con el tema de la educación en Colima. Para escribir esta semana sobre las perspectivas de la educación colimense, revisé la ponencia preparada para aquella ocasión y, sin asombro, descubrí que las ideas y retos planteados persisten. Intencionalmente me abstuve de actualizar ese documento; solo extraje y ordené algunos párrafos para compartir ahora.

Se afirma que el presente de las escuelas es el futuro de los países. Si estamos de acuerdo, pensar el futuro obliga a revisar el presente, observar críticamente el aquí y ahora, para imaginar escenarios posibles en función de tendencias e impacto probable de las políticas públicas. En esa perspectiva advierto un conjunto de retos que habrán de enfrentar la educación media superior y superior en la entidad; aunque resulte indispensable mirar el panorama nacional y al resto del sistema. Son retos del presente que podrían seguirlo siendo en el futuro, con mayor nivel de gravedad, si no existen voluntades políticas, conjunción de esfuerzos entre actores implicados, políticas de Estado, firme decisión gubernamental y participación presupuestal creciente.

Los cinco retos son parte de la problemática educativa, pero si se incide en ellos, muchos de los otros podrían amortiguar efectos, lo que permitiría convertir a Colima en una entidad con enorme potencial formativo, comparable con otros países del mundo semejante y, sobre todo, que hace efectivo el derecho constitucional -y universal- a una educación capaz de transformar las vidas de los hombres y mujeres que la habitan, así como a lograr que tan trascendente función social cumpla los cometidos de la educación a principios de nuestro siglo: contribuir a la construcción de una sociedad democrática, económicamente desarrollada y socialmente justa.

Los cinco retos son: analfabetismo y rezago educativo, la necesidad de una visión estatal, cobertura en educación media superior y superior, expansión regulada de la enseñanza privada y financiamiento educativo. A continuación, un brevísimo repaso.

Analfabetismo y rezago

Empiezo por un tema interesante para los estudiosos y dramático para los ciudadanos que lo padecen: analfabetismo. El saldo es terrible. Si bien en Colima los porcentajes son menores a la media nacional, persiste el analfabetismo en varios miles de habitantes mayores de edad, y una cifra cuantiosa de rezagados que no tuvieron el derecho constitucional a la educación básica y media superior. La secundaria llama servicio de urgencias: con cifras oficiales se ubica entre las peores, con baja cobertura y mala eficiencia terminal.

Una visión estatal

El anterior ilustra la necesidad de respuestas globales; significa encarar los nuevos y viejos desafíos con soluciones distintas, entre otras, un sistema articulado entre la educación básica y la media superior y superior. Cierto que el sistema educativo nacional está estructurado de esa forma, con notable desvinculación entre básica y postbásica; justamente por eso Colima podría convertirse en punto de referencia.

Cobertura en media superior y superior

Cobertura es la relación entre los estudiantes de un nivel educativo con respecto a los habitantes en edad de estudiar ese nivel. Colima enfrenta el reto de elevar los indicadores en la educación secundaria y después abrir las oportunidades para ingresar al bachillerato y la educación superior a quienes ahora no tienen ese privilegio. El esfuerzo requiere planeación con sentido global, acciones concertadas, decisión gubernamental y recursos financieros crecientes; lo demás, demagogia.

Expansión regulada de la educación privada

Las dos décadas recientes conocieron un crecimiento vertiginoso de la enseñanza superior privada en México. Frente a la demanda por ingresar a las instituciones, en un contexto donde los recursos financieros no fluyeron en la misma proporción, ni tampoco las políticas para regular el crecimiento y su calidad, el resultado fue que matrícula y escuelas de sostenimiento particular experimentaron una ola de crecimiento descontrolado. Los efectos son diversos, pero destaca el bajo nivel de muchas de las instituciones, y el paradójico descrédito de las instituciones públicas bajo el discurso de que las privadas son mejores, lo que no se ha podido demostrar en el país. Así, a la pobre calidad ofrecida en algunos de esos establecimientos, se suma la comercialización como fin en sí misma y concebirla como empresa cuyos únicos fines son proporcionar atención a los clientes, como si la educación se pudiera equiparar a la prestación del servicio telefónico.

La repentina irrupción de múltiples escuelas particulares en Colima, sobre todo de educación superior, obliga a tomar medidas para evitar que la elevación de la matrícula sea absorbida por escuelas de dudosa o probada mala calidad, como acontece en otras entidades.

Financiamiento para la educación

El Estado debe invertir mucho más en educación, y no solo privilegiar las becas; hoy, las cifras del presupuesto son claramente insuficientes. El adeudo a la Universidad de Colima de “cientos de millones de pesos”, reconocido por el nuevo gobernador, no puede repetirse ni extenderse.

Hay otros retos. En conjunto, suman un formidable desafío para el futuro, para la sociedad y el gobierno, para las escuelas y otras agencias sociales. En el presente, son malestares que no niegan avances, pero también producen la sensación de que podríamos y tendríamos que aspirar a una educación menos restringida y de superior calidad.

 

Comentarios

  1. arthur edwards dice:

    La educación representa un desafío que antes pensaba entender bien. Mientras más me dedico a la docencia, reconozco que cada día me confundo más!

  2. zaida martínez ochoa dice:

    me interesa saber su opinión acerca de la educación básica en el estado, no se si tiene algo publicado al respecto. de parte de la SE
    hay mucho para leer pero no se si es confiable para un trabajo escolar. le agradezco su atención y tiempo

    • Zaida, buenos días. La respuesta a una pregunta así es muy amplia y compleja.

      He publicado algunas reflexiones breves sobre distintos temas, de los maestros, de las escuelas y sus condiciones físicas. Busca en la página con la etiqueta de Colima. Tal vez te sirvan. Si tienes un interés más específico, podría ayudarte si me lo puntualizas.

      Saludos

  3. Clau Medrano dice:

    Gracias por siempre estar al pendiente 🙂

Deja tu comentario