Tristes paradojas

En 1997 se publicó un examen realizado a la educación superior mexicana por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En el libro los cuatro examinadores confiesan su perplejidad por un hecho que sigue resultando paradójico: que en México una persona, luego de doce años de estudio y terminar su bachillerato, no tiene ninguna posibilidad de insertarse en un empleo gracias al contenido de su escolaridad, cuando el país tenía un promedio apenas superior a la primaria.

Parece que a nuestro sistema educativo lo acompañan múltiples paradojas. Ahora una más: mientras cada año miles de jóvenes buscan un lugar en las instituciones de educación media superior, y muchos de esos miles no logran ingresar a la escuela deseada, otros miles son expulsados.

La semana anterior el secretario de Educación, Alonso Lujambio, informó que cada año 600 mil estudiantes de bachillerato abandonan el sistema educativo y, probablemente, nunca regresarán a la escuela e ingresarán a circuitos formales e informales de trabajo, cuando no al desempleo.

La cifra de 600 mil es descomunal. Poco menos que la población total de Colima. Es motivo de escándalo. Pregunto: ¿qué país con un proyecto democrático y de justicia social puede aspirar a lograrlo si tiene un sistema incapaz de educar a sus más jóvenes? ¿Qué tipo de sociedad estamos construyendo sobre la base de fenómenos de exclusión social? ¿No es esta otra forma de violencia inaceptable?

¡Triste paradoja! No estudian todos los que debieran, no terminan todos los que tienen la suerte de ingresar, y los que concluyen su bachillerato tienen pocas perspectivas de usar sus estudios en una eventual inserción en el mercado de trabajo. ¿Seremos capaces un día de dar vuelta a esta dolorosa página de la historia? Es urgente y es necesario que lo hagamos.

Twitter@soyyanez

Fuente: Ángel guardián

Comentarios

  1. Sandra dice:

    Excelente reflexión Dr, triste paradoja que aun veo difícil de cambiar, lo peor es que tenemos más jóvenes excluidos que en su mayoría quizás serán “incluidos” por grupos de narcotráfico (sistema que crece día con día descomunalmente)triste realidad para nuestra sociedad.

  2. Arthur Edwards dice:

    Un gran problema educativo es que para ser bueno en lo académico, hay que amar el conocimiento y acompañarte con el instrumento de ese amor…el libro. Sin embargo, es dificil transmit amor al concocimiento y a la lectura cuando el primer amor de 25 millones de mexicanos es la tortilla y quizá una sopa aguada de verduaras…con mucha agua. El intrumento de muchos pobres es cualquier distracción improductivo que les permita escapar de una realidad que impone tortilla y sopa sobre conocimientos y libros. Esa es la paradoja más grande de la educación en México. Quisiera con todo mi ser tener la capacidad para proponer una solución, pero mi inteligencia no me alcanza para tanto, desafortunadamente.

  3. Arthur Edwards dice:

    Gracias, y sé que tu corazón para tu prójimo está bien puesto. Veo muchas momias y me asustan!

Deja tu comentario