Blog

El reto del sistema educativo

Los retos del sistema educativo mexicano se resumen en uno: educar con calidad a todos. Pero no entendida la calidad como la satisfacción del cliente, ni como el acatamiento a normas técnicas o burocráticas. Tampoco, como es usual, con base en resultados alcanzados por los estudiantes en exámenes nacionales o internacionales. Porque la educación no es una empresa y porque su objetivo es la formación de ciudadanos, no su entrenamiento para los exámenes de opción múltiple.

Calidad, entonces, definida a partir de cinco atributos, comunes entre los expertos en el tema. Primero, con equidad: no hay educación de calidad en un sistema escolar si acceder a el y culminarlo es privilegio de algunos, normalmente aquellos ubicadas en los estratos medios y altos.

A la equidad su suma la eficiencia y la eficacia, para optimizar recursos y cumplir objetivos, para encontrar medios adecuados a los fines.

Pertinencia y relevancia son rasgos más de una educación con calidad, para atender necesidades sociales, preparar ciudadanos capaces de enfrentar la problemática social y propiciar todos los cambios posibles, en particular, el de cada persona: quizá la más trascendente de todas las funciones de la educación.

Educación de calidad así es imperativo ineludible. No es una disyuntiva. Es el único camino para la escuela. Menos de eso es inadmisible; es, debe ser una de las exigencias primordiales de la ciudadanía a sus candidatos y gobernantes.

En el mar de campañas iniciadas y las que están por llegar es un tema central: ¿escucharemos los mismos discursos y consignas, o encontraremos posturas frescas y esperanzadoras?

¿Será esta la ocasión de dar vuelta a la página de la historia o repetiremos los desaciertos del presente y del pasado?

Escucha la opinión

¿Es posible educar a todos?

Hay asuntos que no nos son ajenos y comprometen. El derecho a la educación es uno. O mejor dicho, la imposibilidad del derecho a la educación para todas y todos. El panorama no alienta optimismo: casi 800 millones de analfabetas en el mundo y varias decenas de millones de mexicanos expulsados del aparato escolar.

De acuerdo con un reporte oficial reciente, 40 por ciento de los mexicanos, especialmente mujeres, no han hecho efectivo lo que constitucionalmente es un derecho. El director general del INEA reconoce que hay 5.3 millones de analfabetas, 10 millones sin primaria y 16 millones sin secundaria, entre la población mayor de 15 años. A ellos se agregan más de un millón que cada año son expulsados de secundaria y bachillerato.

No especulo con una cifra, pero más de 32 millones es escandaloso. Un gravísimo problema, invisible hasta hoy en las políticas públicas y ante el cual no hubo respuestas eficaces.

¿Cuánto tiempo requerimos para solucionar el reto en México? Don Pablo Latapí hizo un pronóstico dolorosamente vigente: el siglo veintiuno. Los hechos y la estadística oficial no lo han desmentido.

Si bien asistir a la escuela superior no garantiza un empleo con salarios dignos, ser excluido del sistema escolar es un pasaporte a la exclusión social. Y si para cada familia que enfrenta la situación es una condena perpetua, que un país tenga a la mitad de sus habitantes en rezago es un impedimento severo para el desarrollo económico, humano y la democracia. Lo demás, es demagogia.

Escucha la nota

Los bancos y la cultura

Este fin de semana, en el inicio de la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo, un tema aparentemente inofensivo ocupó el primer plano: la cultura. La noticia obliga a un comentario, así sea brevísimo.

No es usual que esos temas formen parte de la agenda de los grandes organismos financieros que controlan el mundo (el mundo de las finanzas y el mundo de las personas), pero ocurre. En la década de los noventa quienes se dedicaban a tema educativos debieron fijar la atención en las preocupaciones del Banco Mundial por los sistemas escolares. Se advertía ya que su presencia sería avasallante, como hoy lo es, a través de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico o el propio Banco Mundial. ¡Algo semejante podría estar cocinándose con la cultura!

Leer más…

La obligatoriedad del bachillerato

Dos temas ocupan el debate educativo nacional. El estreno de la película “De panzazo” y el decreto que establece la obligatoriedad del bachillerato. Del primero solo diré ahora que su exhibición ante la élite de investigadores educativos apenas aprobó, justamente, de panzazo.

No se puede estar en contra de una medida a favor del derecho a la educación. Pero debemos prevenirnos y discutir implicaciones. Que el Estado deba cumplir el derecho a cursar bachillerato es una condición necesaria pero no suficiente. Nada garantiza el decreto, a priori.  La secundaria hace años es obligatoria, sin embargo, 17 millones de mexicanos no tienen su certificado.

Aunque soy optimista en la voluntad, los hechos, la historia, una rápida mirada al presente y la estadística inyectan una dosis doble de pesimismo. Sin una inversión cuantiosa, sin mejores docentes y sin resolver problemas de ineficiencia escolar no se concretará ese derecho.

Pero aún con una mejora sustancial de la escuela, queda pendiente un contexto social inequitativo que condiciona las probabilidades de ingresar a bachillerato y culminarlo oportunamente. Las estadísticas son inapelables: el ingreso y conclusión del bachillerato está ligado al origen social y al estatus socioeconómico de la familia. ¿Alguien puede afirmar que los habitantes de Michoacán, Guerrero o Guanajuato no van en su mayoría al bachillerato por incapaces o flojos; mientras que los del Distrito Federal y Baja California lo hacen por ser más inteligentes?

Como afirmó el rector de la UNAM en Colima: que se cumpla la promesa es responsabilidad de todos los mexicanos, y lo que no podemos admitir son pasos atrás: que en aras de cantar logros ficticios se abran opciones de baja calidad en las escuelas oficiales o se promueva más educación privada chatarra.

Escucha la opinión

Reconocimiento a la UNAM

El jueves de esta semana el rector José Narro Robles estará en Colima para recibir la medalla “Lázaro Cárdenas del Río”, que nuestra Universidad entregará a la máxima casa de estudios del país. Es justo homenaje a una de las instituciones más relevantes en la vida pública nacional.

Leer más…

Página 5 de 10« Primera...34567...10...Última »