Morir en el aula

¿Se imaginan la escena de un profesor muriendo frente a sus alumnos? Quiero decir, en la vida real, no en una película.

Si un gesto de heroísmo dramático hacía falta en el gremio docente, ocurrió en Argentina. Mientras daba clases en Zoom, Paola Regina De Simone perdió la vida ante la mirada estupefacta de sus alumnos en la Universidad Argentina de la Empresa.

La noticia sacudió a la sociedad bonaerense y conmovió más allá. Las notas de prensa en distintos países lo confirman.

El hecho triste es una obligada invitación para detenernos a reflexionar sin anestesia, especialmente ahora cuando la pandemia cabalga incesante y algunas voces claman por el regreso a las aulas; en sus argumentos hay razones plausibles y otras mezquinas.

Sin pretender comparaciones con el personal sanitario, la docente es una profesión de alta demanda física y emocional. Por eso en España, por ejemplo, los profesores y sus sindicatos están exigiendo condiciones elementales para un retorno con mínimos riesgos.

Me gustaría no escribirlo, ni siquiera pensarlo, pero Aprende en casa II, y la propia pandemia, podrían causar daños emocionales (y físicos) tremendos a maestras sometidas a jornadas extenuantes, bajo presiones externas y controles a veces absurdos, sin entrenamientos indispensables ni acompañamiento; incluso, con escasa comprensión.

Pienso, como he escrito antes, en la instrucción que dio el secretario de Educación Pública para que los maestros se pongan de acuerdo con los padres y se comuniquen cuando las familias puedan. Siendo loable, es desmesurada la carga para un docente que podría empezar su jornada laboral a las 7 de la mañana y terminarla a las 11 de la noche. ¿Y qué tienen a cambio los profesores por parte del gobierno o los sindicatos?

Conozco casos de varios colegas y amigos que siguen trabajando sábados y domingos en esas circunstancias. No son mártires ni héroes los que necesita la escuela, sólo profesores que cumplan su oficio en horarios y condiciones dignas. Nada más.

¿Es mucho pedirle a los gobiernos?

Deja tu comentario